Suscripción

29 enero 2013

MI SEMANA: DE LOLITA A DEMI MOORE

Jueves. Acudo a ver la obra Sofocos. Aforo lleno y varios reclamos publicitarios de peso: Lolita y Paz Padilla en cartel, la Campos en forma de holograma, y la escenografía y vestuario a cargo de Ágatha Ruiz de la Prada. Cuatro actrices que rondan los cincuenta intentan acercar al espectador la tan temida y desconocida menopausia. Digo intentan porque el guión deja bastante que desear. A pesar de todo, observo dos cosas: una Lolita desganada que tapa pufos sobre las tablas, y una Padilla que maneja mejor la interpretación que los platós. Los aplausos, flojos. A veces el merchandising no es suficiente.

Viernes. Sesión de Gordos, película dramática que gira en torno a la obesidad y a un grupo de terapia que reflexiona sobre los motivos que provocan la ansiedad de comer. Al final de la historia, los cuerpos acaban siendo lo de menos. Me hace pensar. Noche de borrasca: copas en casa y Joaquín Torres de fondo. El arquitecto de los famosos relata con tono gangoso su particular cruzada con las herederas de Cereceda, alma máter de La Finca. Cifras por medio que marean, y alcaldes de pueblo que se instalan en la que fuera la urbanización de los vips. De momento, Torres tiene los días contados en su búnker de los últimos años y planea diseñar un centro comercial de barrio. Clientes como Penélope y Bardem no llevan bien lo de que destripe en Sálvame hasta el color de sus azulejos. El secreto profesional ya no se lleva.

Sábado. Los periódicos se hacen eco del destierro de Urdangarin en la web de Casa Real. Los miembros de la Corona se posicionan tras la última fechoría del duque em...Palma...do. La infanta Cristina aguanta estoicamente al lado de su marido, pero Torres amenaza con seguir tirando de la manta. Cuentan los que están cerca de Letizia, que sale corriendo cada dos por tres a desahogarse entre amigas, recientemente a Nueva York. Yo haría lo mismo. Choque de trenes en prime time. Jordi González pierde unos cuantos puntos de audiencia ante el potente estreno de La Sexta Noche. Presentador transgresor, Pedro J. soltando sapos y culebras, y la hermana de Esperanza Aguirre debutando como polemista. Al parecer antes regentaba un local de flamenco en la capital con la mujer de Antonio Carmona. A eso se le llama reinventarse. El apellido continúa siendo un valor añadido.

Domingo. Rosa Benito y su hija interpretan a dúo Amor Callado. Lo hacen en playback y peinadas como la Jurado. A la madre se le va la letra, a Chayo el tono. El corrillo la justifica: “Es difícil con un bombo de ocho meses”. Los twitteros apostillan: “Madres sacando a hijas de la crisis”. Cada vez entiendo más el encierro voluntario de Rociíto. A media tarde comparto patio de butacas en el Teatro Galileo con quinceañeras sedientas de un autógrafo de Álex Barahona, Javier Hernández y Bernabé Fernández. Tres guapos oficiales que interpretan con nota Romeo, una adaptación de Romeo y Julieta, pero sin Julieta. Compruebo que con un presupuesto de función de fin de curso, el clásico de Shakespeare no pierde ni un ápice de brillo.

Lunes. El Gobierno propone una tarifa plana de 50 euros para jóvenes autónomos durante seis meses. Qué menos, con la que está cayendo. La pasarela Cibeles, rebautizada con un nombre muy largo, presenta su calendario para esta edición que arranca en febrero. Echo de menos firmas legendarias como Delpozo, y me chirrían nombres como el de Bimba Bosé, que presenta colección en El Matadero. No sabía que esta chica diseñaba. Así nos va. Me llega un WhatsApp de una amiga a título de chascarrillo. Piero, el italiano de Gran Hermano que hacía las delicias de Amor, aquella canaria que terminó sometiéndose a una reasignación de sexo en directo, chapotea ahora con una famosa de primera fila, Demi Moore. Vale que contrate a Juan Peña en exclusiva el día de su cumpleaños, vale que baje a las cloacas por recuperar a Ashton Kutcher, ¿pero esto, Demi? Para que luego digan que la casa de Guadalix no es un trampolín… Manda narices.

25 enero 2013

GUTI, UN REY PARA ROMINA

Tras un embarazo más largo que un día sin pan, el waka-bebé ya pulula entre nosotros, y como era de esperar, no se habla de otra cosa. Milan Piqué Mebarak venía al mundo bajo estrictas medidas de seguridad, doctoras (y no doctores) por expreso deseo de la famosa mamá, y hasta una cirujana plástica con la intención de esculpir al detalle la anatomía de la cantante. Ahora los reporteros gráficos se dejan la piel por captar la primera imagen de una Shakira recién parida y embutida en sus mallas de siempre, junto a un Piqué empujando el carrito. Pero cosas de la farándula, va Guti, se pone celosón, y se planta en primera línea de la noticia en forma de estampa familiar. Previo pago y pegadito a su novia de los últimos tiempos, presentan sonrientes al fruto de tanto amor, Enzo. El primer hijo de la pareja nacía hace escasas semanas, y culminaba así la retafila de cariñitos con la que atiborraron las redes sociales el último año. Y es que parece que Guti es para Romy, y Romy para Guti, lo mismo que un Vuitton XXL para ambos, o sea, lo más de lo más, la felicidad en su máxima potencia. La argentina se estrena en esto de la maternidad y se jacta de sentirse la más afortunada del planeta, mientras que el futbolista aporta dos hijos a la relación, resultado de un matrimonio fallido con Arancha de Benito, con la que comparte recuerdos de juventud y mechas. Dicen que el madridista ha sentado cabeza, y se lanza a la mayor aventura de su existencia, ejercer de padre de familia alejado de las canchas y del Joy Eslava. Pero la crítica no perdona, y resume el posado como un atentado al buen gusto, donde él ejerce de Beckham de baratillo cogiendo al bebé entre sus brazos, ésos cargados de tinta que tapan nombres como el de Noelia López, su anterior diosa, que ahora reniega del rubio y se bate en duelo en el desierto con Leticia Sabater. Belluscio, por su parte, capitanea la situación, hace gala de su nuevo status, y luce ropa cara en su ostentoso megasalón. Todo apunta a que esta portada es sólo la primera de un pack que incluiría bautizo, boda y múltiples escapadas románticas a playas paradisiacas, lo que viene siendo un novelón por fascículos. Todo esto si el amor les acompaña y no se les rompe de tanto usarlo. De momento, la reportera aprovecha el tirón, cuenta su vida en verso, y finaliza semejante atrocidad visual regalándonos este titular: “Enzo es el príncipe de la casa, y Jose el rey”. No seré yo quien te lo discuta, reina. Hasta la próxima.

23 enero 2013

EL SATCHEL ESTÁ DE VUELTA

Hace un año Stella Rittwagen saboreaba el éxito con su particular versión del bolso Satchel. La malagueña, que comercializa su marca desde el año 2010, superaba cualquier previsión y llegaba a todos los puntos del mundo con su original visión de la moda. Fiel a su filosofía de fusionar elementos tradicionales con otros más vanguardistas, la diseñadora vuelve a la carga con una colección artesanal que fabrica entre España y Colombia, y que ya está a la venta en países como Francia, Grecia, Italia, Bélgica o Portugal. Dejando a un lado los tonos flúor, apuesta para este 2013 por colores más sobrios y materiales cien por cien vacuno en bolsos renovados, fundas para iPad y más complementos con ganas de inundar una temporada más las calles. ¿Se repetirá la Stellamanía?












21 enero 2013

MÓNICA CRUZ, A BOMBO Y PLATILLO

La familia crece. A la espera del posado de rigor del nieto de la Pantoja, las famosas de medio mapamundi se han puesto manos a la obra para estrenarse como mamás a lo largo de este año. Las portadas se avecinan prometedoras, y habituales de estos menesteres como Caritina Goyanes ya mueven ficha para hacerse con la exclusiva mejor pagada. Pero atentos, hay nueva embarazada en la oficina, y no es otra que Mónica Cruz. La hermana de Penélope no está embarazada, está embarazadísima, y dispuesta a compartir cada síntoma, cada náusea, cada antojo y cada patadita con su pelotón de seguidores.  Los rumores corrían como la pólvora y la identidad del padre de la criatura se convertía en asunto de Estado. La actriz se encerraba en casa bajo siete llaves y hacía mutis por el foro, pero avanzado el estado de gestación, salía al paso de cotilleos y lo confirmaba en primera persona iniciándose como bloguera. La ambición morena comenzaba así su discurso: “Nunca me ha gustado hablar de mi vida privada, y mucho menos comercializar con ella”. Pues bien, a la de Alcobendas no le gusta airear sus intimidades, y mucho menos a golpe de talón, pero contra todo pronóstico, ya ha lucido tripa en photocalls y revistas de moda confesando que ha recurrido a la inseminación artificial para obrar el milagro. La hermanísima tiene los sentimientos a flor de piel y, a juzgar por sus declaraciones, las hormonas en un vaivén constante. Agradece públicamente la labor de todos los anónimos que ayudan a engendrar niños, se ofrece como consejera experta en la red, y mientras guapos como Miguel Ángel Muñoz o Álex González se tiran de los pelos, comenta lo siguiente dejándolos a la altura del betún: “No me quiero arriesgar a que no aparezca el compañero adecuado”. Así de contundente es la nueva Mónica, una mujer adelantada a su tiempo, estrellita del celuloide, dispuesta a disfrutar la experiencia como si no hubiese un mañana, y que se acerca a los ciudadanos de a pie con estas sinceras palabras: “Este par de tetas aumentan por horas y son difíciles de manejar. Espero que cumplan bien su función y pueda amamantar durante mucho tiempo a mi bebé”. Yo también lo espero, querida Mo.

17 enero 2013

EL ´PERREO´ DE LA ESTEBAN

“Ahora sólo soy adicta a la vida”. Con esta declaración de intenciones reaparecía Belén Esteban tras meses de ostracismo mediático. Lo hacía bajo prescripción médica y con manual de autoayuda bajo el brazo. La entrevista no defraudó; el dato de share, tampoco. Por primera vez relataba, aunque de forma sibilina, el caos al que se enfrentaba al despertarse cada día en Paracuellos, su enésima separación de Fran, y su poca autoestima al ponerse frente al espejo. La Esteban volvía renovada, con casi veinte kilos más, y demandando consuelo entre sus compañeros de plató, que cerraban filas de nuevo en torno a su princesa. Han pasado las semanas y la de San Blas no tiene pensado soltar su trono, así que retransmite, con la boca llena, su alegría de vivir, su paso por la meca del cine, y sus clases de punto de cruz. El camarero no corre la misma suerte; se muestra cabizbajo, desorientado, y a la espera de saltar a la nómina del cuore. Intenta remontar a la sombra, pero a Belén ya no le importa. Ella se siente fuerte y va por libre; se lanza a las pistas de reggaeton, reventona, y rememorando eso de “Estoy superfeliz, estoy superfeliz”. La princesa del pueblo se ha reinventado respaldada por su público, se ha quitado el coletero, y hasta comparte programa, sin subidas de azúcar, con la que en su día la largó de Ambiciones, la yaya de su niña, recién llegada al vodevil salvameño. Estragos de la crisis. La Esteban va a por todas y advierte al personal: “Tengo ganas de perrear”. Solteros de España, átense los machos, la rubia anda suelta, y con faja. Absténganse Danis Djs, gracias.

15 enero 2013

BORBONES, TERELUS Y VICEVERSA

Dicen las malas lenguas que los mayas nos la han metido doblada. Si es así, supongo que he sobrevivido al fin del mundo, al cardado de Imanol Arias y al duelo televisivo del año. A un lado, Hermida frente a un monarca rebosante de corticoides; al otro, Terelu, su alumna aventajada de antaño, forrada de lentejuelas y con tono altanero ante Blanca de Borbón, bastarda y hippie, pero con sangre real. Confieso que hice uso del mando más de una vez, y doy fe de que la más decente de la noche del viernes fue Conchita la poligrafista. Todo lo que gira en torno a Zarzuela en los últimos tiempos me produce sarpullido. Algo parecido les pasará a los Gómez-Acebo, Zurita y demás allegados a Palacio. A ver quién es el valiente que sale indemne tras zamparse el pavo relleno entre Letizia, sus cuñadas y Urdangarin. Si tuviese que elegir, compartiría mantel y brócoli con la Reina; me pica la curiosidad y quiero saber cuántos miles de euros de éste, nuestro país, se ha dejado en los Harrods esta Navidad, y qué Monster High le han puesto en la zapatilla a la pequeña Leonor. Como es tarea difícil, me quedo con el informe de Pilar Eyre, no me queda otra. Con un atracón de mazapanes, gin tonics y sidra El Gaitero, hago balance del 2012 para dejarle paso al trece, tremendo numerito, que debuta con Rato engrosando la lista de enchufados corruptos, Corinna volviendo a copar portadas, ya no sólo por líos de faldas, y Pilar Rubio firmando el finiquito de Vasile a la par que se estrena como churri oficial de Ramos en Zúrich. Corte sirena, pieles, y melenón a un lado incluidos. Todo sea por el protocolo. De las calaveras, las tachas y Lara Álvarez, ni rastro; del melenudo que fuera novio de la presentadora, tampoco. Por momentos pienso que ninguno nos hemos salvado, y que este cataclismo no es más que la antesala del mismísimo infierno. ¿Cómo le llamaban antes? ¿Limbo? Bah, pues casi que me quedo...