Suscripción

29 abril 2013

PREMIOS, PORTADAS Y JUICIO A UNA ZORRA

Jueves. Arranca la XV edición de los Premios Iris con Mariló Montero como maestra de ceremonias. Reencarnada en monologuista a lo Eva Hache y con las curvas comprimidas en un vestido rosa chicle, la presentadora del alma trasplantada comparte escenario con lo más granado de la caja tonta; un desfile de profesionales que van desde la Gemio a la eterna Ana Blanco, pasando por Eva González, exreina de la belleza que ahora se traga el acento andaluz entre fogones. Una de las galardonadas de la noche es mi querida mamá Campos, que recoge el premio a toda su trayectoria engalanada para la ocasión. Una larga carrera que la encumbró a reina de las mañanas años ha y que ahora le permite homenajear a viejas glorias en sus tardes felices del fin de semana. Para tal acontecimiento, Terelu se calza las plataformas de sus cumples en Gabana y aplaude emocionada el discurso de su madre. Marité se viene arriba y, en su minuto de gloria, aprovecha para recordarle a todo el Casino de Aranjuez lo que ha hecho por los medios de comunicación, por el ya trasnochado corrillo y por las audiencias del rey Midas Vasile, el mismo al que llamó gilipollas en directo, y el mismo que ahora le hace hueco para repartir estopa pasados los setenta en lugar de pasarse las horas haciendo calceta con Marily Col. Enhorabuena, reina.

Viernes. Semanas después de llevarse las manos a la cabeza al conocer su sentencia, Mayte Zaldívar recupera el aliento y carga las tintas contra todo y contra todos. La principal víctima de su ira no es otra que la tonadillera que, según sus palabras, le robó el marido y las ganas de vivir. La rubia afirma que quemará hasta el último cartucho con tal de demostrar su inocencia, y que su situación económica se encuentra entre lo lamentable y lo muy lamentable. Tanto que, de vivir a todo tren ha pasado a verse con la soga al cuello como cualquier ciudadano de a pie que hace filigranas para poder pagar el recibo de la luz. Mientras Zaldívar defiende lo suyo y alarga lo de dormir en la trena, Pantoja rebaja el Lexatin y comienza a ver la luz al final de Cantora. Cuentan los que la conocen, que la cantante se muestra relajada y repone fuerzas a golpe de barbacoas con su cuadrilla para volver a la farándula en la que será una reaparición apoteósica. Vuelve Isabel, con marinero de luces y todo. Es lo que tiene ser una leyenda viva en la España más profunda.

Domingo. Del juicio pantojil, paso a formar parte del jurado popular de una de las últimas sesiones de Juicio a una zorra. Carmen Machi entierra el estandarte de ama de casa y da voz a Helena de Troya, la mujer más bella del Olimpo. Una historia desgarradora que reescribe la leyenda en primera persona dando forma a sesenta minutos de magistral interpretación, donde, bañada en vino rosado, tiñe la sala de sentimientos encontrados. Una obra digna de Oscar que pone en pie a un público entregado y rendido al talento de una de nuestras mejores actrices. Salgo del teatro en estado de shock y en ésas continúo.

Lunes. Cuando estoy a punto de desempolvar las hawaianas y lanzarme a las terrazas, bajan las temperaturas y vuelvo al plumas para entrar a saco en los quioscos. Con la mano de Toño Sanchís meciendo la cuna, Olvido se da un paseo por las portadas arrimada a Asdrúbal, el cubano que se perpetuó en la noche madrileña bajo la larga sombra de Bibi. Al mismo tiempo que su marido da el callo en la carpintería del pueblo camino de la canonización, la Hormigos se pinta la pestaña y entra como un elefante en una cacharrería en el mundo del colorín. La estrella de Los Yébenes está dispuesta a todo por una silla como tertuliana, y si antes pedía respeto para los suyos con cara de no haber roto nunca un plato, ahora comparte mesa, mantel y vete tú a saber qué con los ex de todas las famosas de turno. ¡Lo que se ha perdido la política!

25 abril 2013

MISSES DE FERIA

Me escaqueo unos días y las famosillas patrias la montan en la Feria de Abril. Con los volantes al hombro y el rebujito en las venas, María Jesús Ruiz moviliza a todo el cuerpo de Policía cuando aparca la calesa para liarse a leñazos con la exmujer de su novio, las hijas de éste y todo el que pasaba por allí. Para olvidar el mal trago, nada mejor que encerrarse en una caseta a zapatear ´A la sombra de los pinos´ con su adonis, ese madurito que tiene más causas pendientes con la justicia que el mismísimo Cachuli, pero que hace feliz a la miss, a la madre que la trajo al mundo y a toda su parentela, que viven a cuerpo de reinas en una finca de la que Mariaje ya es la única dueña y señora. Acompañando a la extraña pareja, su no menos extraño grupo de íntimos, véase Chayo, Luis Rollán, Las Mellis o la doctora Grajal, ¡casi nada! A escasos metros de todo este folclore, se esparce a gusto otra andaluza de pro, Raquel Jiménez, conocida por haber puesto de patitas en la calle a la Tablada, y noticia esta semana por haber hecho lo propio al separarse de Bisbal. Con la flor en alto y el pitillo en mano, la sevillana se estrena como soltera y juega al despiste con una puesta en escena entre naíf y paleta que sólo deja entrever una inminente exclusiva disfrazada de chica fina y con futuro en las pasarelas. El mismo que busca acicalada por Naty Abascal su homóloga en estos menesteres, Jessica Bueno. La ya exnuera de la Pantoja se marca un publirreportaje y de paso luce palmito en la verbena patrocinada por la agencia de Javier Hidalgo, un playboy pegado a mozas de uno ochenta que, a pesar de su aspecto desaliñado, dirige compañías como Air Europa o Pepephone, lo que viene a ser un partidazo que no lograron llevar al altar ni Malena Costa ni otras muchas que se pasaron al fútbol. Y de futbolistas sabe un rato Olvido Hormigos. Con una sentencia en contra que no ve indicios de delito en la movida de su famoso vídeo para adultos, la de Los Yébenes aprovecha el tirón y se hace una tournée televisiva de la que Toño Sanchís se embolsa el veinte por ciento. Con Belén Esteban alejada del foco y alarmada por la posibilidad de ver su ropa interior subastada en eBay, Sanchís recorre los despachos telecinqueros con el objetivo de colocar a buen recaudo a su nueva gallina. Ya sea para un Interviú, un bolo de pueblo o hacerse la sueca ante rumores que la relacionan con el cachorro de Marta Sánchez, con los tronistas de Emma o con el apuntador. Todo vale por levantar la economía familiar y escaparse a la capital a que la Trapote le haga la manicura en el Xanadú. Hay concejala para largo, posados de Jessica para aburrir y flamenquitos a puertas abiertas de la mano de cualquier miss en brazos de ganadero. Que siga la juerga. Y olé.

23 abril 2013

NEW BALANCE, LA VUELTA A LAS ZAPATILLAS

Nacida en 1906, la firma deportiva New Balance ha sabido reinventarse y posicionarse en lo más alto de las listas de ventas. Con un amplio catálogo que brinda seguridad y confort en todas las actividades físicas, las famosas zapatillas son ya un complemento que se adapta a cualquier look diario. Rompe outfits sofisticados y cuenta con líneas que hacen las delicias de jóvenes de todo el mundo. Con un precio en el mercado que oscila entre los sesenta y los ochenta euros, las NB desbancan esta temporada a marcas legendarias como Nike o Adidas. ¿Reinado merecido? 













17 abril 2013

HORMIGOS Y PANTOJA, ¡QUE SE BUSQUEN A OTRA!

Domingo. Cuando el sol se oculta y las terrazas se apagan, me abro paso entre hinchas avezadas que demandan una foto con Boris, para asistir a la nueva comedia de Dunia Ayaso y Félix Sabroso, Lifting. Una obra asesinada por la crítica, pero jaleada por hijas de la transición, que responde a una veintena de escenas independientes con la dictadura de la cirugía plástica como único hilo conductor. Cuatro actrices televisivas ahondan en el mundo de la imagen, el miedo a envejecer y la competencia entre féminas, aderezadas por una escenografía minimalista tirando a cutre y vestidas por David Delfín. El guión pierde fuelle cuando intenta aludir a problemas sociales dentro de un popurrí de monólogos propios de una sala de fiestas. Encabezando el cartel, Miren Ibarguren y Pepa Rus, dos jóvenes talentos que desatan la carcajada más allá del plató de Aída.

Lunes. Tras su periplo erótico festivo por los móviles de medio país, Olvido Hormigos da el salto a la portada de Interviú. La que tiempo atrás fuera concejala socialista y maestra en paro, se rinde al cosmos de las vanidades y protagoniza un topless a precio de crisis adiestrada por el representante de la Esteban. Después de pasearse por los trampolines enfundada en triquinis imposibles, Hormigos le da en los morros a todo el pueblo de Los Yébenes y alimenta los mentideros despelotándose en los quioscos. Los mismos que celebran haber agotado el ejemplar en pocas horas, a la par que declaran persona non grata en petit comité a su vecina más distinguida. Estoico y en silencio, el marido de la artista permanece en la sombra y ve como la rubia se gana el pan y disfruta de días de vino y rosas en compañía de Escassi, la Mosquera o el heavy de Obús. Se avecina pleno extraordinario. A esta chica le va la marcha.

Martes. Mañana intensa en la Audiencia de Málaga. Julián y sus difuntas comparten banquillo por última vez para escuchar junto al resto de los acusados la sentencia que, seis años después, marcará un punto y aparte en sus vidas. Mientras el exalcalde y su traje a medida ponen rumbo de nuevo al calabozo, el destino de Isabel y Mayte es bien distinto. Si Zaldívar es condenada a prisión y fianza millonaria a espera de recurso, la tonadillera respira aliviada al comprobar que, en contra del clamor popular, disfrutará de total libertad a cambio de un pequeño puñado de euros que abonará sin tener que desprenderse de casas, reses bravas ni apartamentos a pie de playa. Dos mujeres y dos destinos; el de la esposa y el de la amante, el de la despechada y el de la folclórica que tambaleó los cimientos del Ayuntamiento de Marbella a golpe de dientes, dientes. Quedará para la historia su entrada en el coche en volandas, casi en bragas y con la coleta hecha añicos, una imagen grotesca que las hemerotecas ya archivan junto al momento en el que se colgaba el título de viuda de España. Triste final de un triángulo amoroso marcado por las mentiras y la ambición que consiguió dinamitar a manos llenas la ciudad esplendorosa de los jeques, de los magnates y, sobre todo, del pueblo. Tres décadas después, Maribel vuelve a mover la bata de cola a ritmo de ´Que se busquen a otra y que olviden mi nombre, los que no me han querido, los que me han perseguido y me han hecho llorar… Aún me siento paloma y deseo volar…´ ¡Que suene la pandereta!

11 abril 2013

ROSA, SONIA Y LA JESSI EN ´SU MOMENTO´

Tensión máxima entre Pantojos. Mientras Maribel permanece encerrada a cal y canto a espera de la sentencia que dirimirá su futuro en cuestión de días, su pequeño del alma, con su piel de canela y todo, vuelve a estar libre. Sí, después de muchas idas y venidas, Kiko y Jessi, y viceversa, han puesto punto y final a una historia de amor cargante donde las haya y marcada por las continuas disputas de las que nos han hecho testigos vía tuits. Parece ser que las noches locas de Paquirrín han pasado factura a una relación que parecía abocada al fracaso desde el minuto uno, y que ni la propia tonadillera es capaz de reconducir. Ya cada uno por su lado, el Dj vuelve a su loft de soltero y promete desmantelar las mesas de mezclas del antiguo Buddha jueves sí, jueves también. La aspirante a modelo, por su parte, estrena melena, talla 36 y adosado sevillano para celebrar su reciente fichaje por una importante agencia de maniquíes que encabezan futuras promesas como la parienta de Bisbal. Tenemos nuera para rato. De una separación a otra. Después de los flirteos piscineros, después de la novia, ya exnovia, despechada, y después de que toda la pandi que se fraguó en Canarias negase la mayor, va Sonia Ferrer y confirma la noticia: se separa, se divorcia, se va de casa y todo lo que conlleva mandar a paseo a su marido de los últimos tiempos. La que otrora contaba con tono remilgado en la pública las aventuras del famoso de turno, es ahora la protagonista de un historión sin precedentes con esposo cirujano plástico, amiguito jinete y Patricia Martínez con ganas de no callarse ni debajo del agua. Ferrer intenta retomar su vida y su carrera, y nada mejor que hablar de lo sucedido a golpe de photocall en esos grandes almacenes que nadie quiere nombrar, de apellido Inglés, y que sacan de apuros a Marina Danko. El ex de Lara Dibildos y de otras tantas, juega al despiste y se encarga de llenar su nuevo local de tapas de curiosos y deseosos de salir en la foto. (Música de I Love Escassi…). Suena otra melodía bien distinta para Rosa Benito. Con Amador bajo la chapela levantando el país por tierras chipioneras, la autora del célebre “Éste es mi momento”  abandona Torrejón y se encumbra como primera figura en el musical The Hole. La cuñada de la Jurado entierra el secador, engalana el camerino con fotos de todos sus ancestros, y ve como los rulos se los enjaretan a ella para debutar sobre las tablas en una función en la que sólo le hace sombra la Terremoto de Alcorcón. Benito se deja la piel en el escenario y, gallitos aparte, deja boquiabiertos a todos los presentes, su hija Chayo incluida, que asiste con sonrisa postiza al momento en que su propia madre la arrincona al patio de butacas cual espectadora que paga una entrada para disfrutar, quizá, de la auténtica sucesora de la más grande. ¿Ha nacido una estrella, o sólo explota el último coletazo de ´su momento´?

10 abril 2013

MARCA ESPAÑA

Pongo fin a mi retiro semanasantero para volver a mis aposentos y reflexionar sobre la tan trillada marca España. Observo desde la distancia la devoción de las Campos y los Banderas petrificados a pie de balcón, la mutación de Pipi de asesor de macarras a nazareno, y el afán de Tita Thyssen por colarse entre cofrades. Me pregunto si todos ellos son marca España, ésa tocada de muerte en los últimos tiempos por la imputación de la Infanta, la misma que pone la guinda a la hecatombe patria. El juez Castro se deja los restos en su último caso y llama a sus filas a Cristina, como ya vaticinó hace meses la Pantoja, pero el Monarca mueve los hilos y da la cara por su pequeña, que de momento no tendrá que declarar por deseo de la Fiscalía. Mientras la hija del Rey se refugia en el manto protector de sus colegas de La Caixa, su marido y cabeza visible de la trama prepara las maletas y planea nueva vida, con trabajo a medida y lejos del banquillo, en Qatar, una de las tierras donde mejor se codea la amiga entrañable. Curioso. Sin salir de Palacio, Letizia vuelve a la picota y ve como sus secretos mejor guardados se ventilan en todas las librerías. El autor, ya bautizado como primo traidor, sortea la crisis y habla de abortos, patrañas de toda índole y obsesiones en un libro que deja al descubierto todas las miserias de los Ortiz Rocasolano. Un nuevo mazazo para la princesa, que, según cuentan, ya se desahoga con un profesional. El mismo quizá con el que lo hacía la Esteban en sus tiempos de terapia. Hundida, perturbada y sin apoyos, la de San Blas se arranca la petaca y entierra su trono televisivo a golpe de verdades en forma de porrazos a compañeras, maridos y todo el que pasaba por allí. Los que vitoreaban cada "¿Me entiendes?" de la rubia, ahora le hacen el vacío, los que la llevaron un día a dar las Campanadas,  ahora ponen en manos de otros su futuro, y los que lideraron la noche del viernes con un espectáculo bochornoso que a muchos les recordó a las marcianadas de Carmina, prometen no mencionarla hasta nueva orden. Para cubrir la baja de Belén, nada mejor que todos sus aledaños haciendo carrera por la cara, bien sea desde los trampolines, haciendo dieta en directo o montando un stand de uñas en el extrarradio. Parece que las famosas vacas flacas se han instalado en Ambiciones, en la corrala de los Campanario y hasta en el currículum de la Trapote, de estado civil periodista. Antes de beber para olvidar, acudo al estreno de Las Chicas del Calendario, versión teatral de una historia real ambientada en la Inglaterra de los noventa, donde un grupo de mujeres se desnudan con fines benéficos en una asociación femenina. Con Beatriz Carvajal a la cabeza, siete actrices sin complejos reivindican el papel de la mujer trabajadora, madura y liberada. Un papel que ha representado como nadie fuera y dentro de los escenarios Sara Montiel. Nuestra manchega más internacional nos deja sin hacer ruido y se despide dejándonos un patrimonio artístico y cultural sin parangón; el de una verdadera dama del cine que conquistó Hollywood en su época dorada, que rompió fronteras durante décadas, y que todos recordaremos como el rostro más bello y transgresor de la gran pantalla. Hasta siempre, Violetera, tú sí que eres marca España y reina de las Varietés.