Suscripción

25 septiembre 2013

BELÉN ESTEBAN, ¿RESURGIR O CREMATORIO?


Se acerca el momento. En cuestión de días, horas y minutos, Belén Esteban regresará al redil que le hizo tocar el cielo y saborear el abismo más absoluto a partes iguales. Han pasado cinco meses desde su última aparición Deluxe, una entrevista que mostró su peor cara; un momento televisivo que se guardó en un cajón y que hizo saltar las alarmas de los que manejan los hilos. La cadena tomó cartas en el asunto sepultando al que fue su personaje estrella y vetando cualquier información, chascarrillo o instantánea de la rubia. Un período de destierro que ha oxigenado la hartura del espectador, y que le ha servido a la de San Blas para pisar suelo firme y arrancarse a jirones el disfraz que separa personaje y persona. Bajo el manto protector de los que la sustentan, Belén recuperó las costumbres lejos del foco, se puso oronda en Benidorm y jugó a ser la anónima que un día entró en Ambiciones por la puerta de atrás, para ser repatriada años más tarde. Como si de una trama urdida para rescatarla se tratara, sus rivales más confesos torearon en plaza contraria, facturaron sin pudor y reabrieron viejas heridas. Rescoldos de una batalla que vuelve a rellenar la parrilla otoñal, y que hará de percha en la rentrée de la temporada. La vuelta debe distinguirse de las anteriores y ser concluyente para el incierto devenir del animal Esteban, juguete roto para unos y mito sempiterno para otros. Las incendiarias declaraciones de los Campanario, la comunión en pleno agosto de los Jesulines o el inminente bodón dantesco de Víctor y la periodista serán algunos de los avatares a discutir con la princesa postrada en su trono la noche de autos. Los problemas de salud, el divorcio de ida y vuelta o el hecho de que Fran Álvarez haya sido llamado a declarar se tocarán de manera velada y con sus compañeros arrimando el hombro. La expectación es máxima, la tensión se masca en el ambiente y, mientras ella se pone en forma y afila el tacón, los responsables de la factoría se dejan los restos para que el Belenazo recupere fuelle, barra en audiencias y no se evapore. Dice Toño Sanchís que su representada está mejor que nunca, con ganas de cámara y las espadas en alto contra todo el que le tosa. Habrá que esperar. ¿Estamos ante el resurgir de la bestia o a punto de asistir a su crematorio en directo? Hagan apuestas. Vuelve el fenómeno, o-tra-vez.

 @Varietes_alvaro

23 septiembre 2013

#CONSEJO, PRENDAS DAMART

Llega el invierno y, con él, el temido “efecto cebolla”, con capas y capas de prendas para evitar el frío. Con Damart podemos unir comodidad y confort, gracias a sus prendas interiores que autorregulan el calor corporal y nos protegen de las temperaturas extremas. Gracias a su exclusivo tejido Thermolactyl® consigue adaptar la temperatura del cuerpo al calor natural y sano, al mismo tiempo que elimina la humedad y activa la circulación sanguínea.

Las prendas Damart tienen un efecto de “climatización integrada” que permite sobrellevar y soportar los cambios de temperatura, gracias a su componente único, Thermolactyl®, que autorregula el calor corporal, consiguiendo un confort total con independencia de la temperatura exterior, y manteniendo el calor natural, que se emite de manera continuada eliminando al mismo tiempo la humedad. Además, tiene una acción estimulante sobre el organismo que produce una dilatación de los vasos sanguíneos, mejorando la circulación para poder afrontar los cambios de frío a calor.

Damart continúa liderando el sector textil europeo de ropa interior, tras 60 años en el mercado gracias a sus cálidas, resistentes y cómodas prendas, ideales para evitar la incomodidad de llevar muchas capas de ropa.

Acerca de Damart

Damart, líder europeo francés en el sector textil de prendas de interior, todavía hoy cultiva el gusto por el bienestar después de 60 años en el mercado. Gracias a la calidad de las prendas Thermolactyl®, el tejido exclusivo que en su día y todavía hoy sigue conquistando una clientela más allá de Francia, país de origen de la marca. Implantada también en Bélgica, Gran Bretaña, Suiza y Japón, Damart es internacionalmente reconocida como los “Creadores de bienestar”. En España todas sus prendas pueden encontrarse en los establecimientos de “El Corte Inglés”.

Damart innova y diversifica constantemente al servicio del bienestar gracias a la creación de tejidos y mezclas nuevas siempre en beneficio del calor, del confort y de la calidad. Pero ante todo, Damart es sinónimo de bienestar corporal y libertad de movimientos.

P.V.P.: 27.90€


21 septiembre 2013

LETIZIA NO SE TOMA EL GIN-TONIC EN CIBELES

La pasarela Cibeles, (me resisto al Mercedes bla bla bla), baja el telón después de una semana intensa de moda española, caras conocidas y mucho embuste entre bambalinas. Tanto es así, que algunos de los creadores más insignes que presentaron colección se ven obligados a echar el cierre día sí, día también, y se encuentran inmersos en concursos de acreedores, litigios con exempleados y férreas barreras para sobrevivir en el mercado. Dicho esto, la edición cibelesca transcurrió según lo previsto, sin contratiempos y con la legendaria Cuca Solana al frente,  encargada de orquestar el cotarro desde los tiempos en los que Naty Abascal era maniquí internacional, y no duquesa de Feria. Alvarno dio el pistoletazo de salida y fue seguido por Roberto Torretta, que cumplía treinta años entre patrones, Roberto Verino, Miguel Palacio, el joven Juanjo Oliva o la siempre histriónica Ágatha Ruiz de la Prada, que contó con el apoyo de marido e hija a pie de pista. Lo cierto es que la Fashion Week se va acotando últimamente tanto que resulta prodigioso tener acceso al Cibelespacio, a los desfiles, y más si cabe, al denominado kissing room, un garaje revestido de salón y habilitado expresamente para agasajar al modisto y pimplarte un G´Vine a contrarreloj. Una variante del postureo que atrae a muchos públicos, pero que no consiguió la presencia de autoridades ni royals de renombre. En el front row se agolparon personalidades tan dispares como Carmen Lomana, Raquel Revuelta, Mar Flores o Mar García Vaquero, flamante esposa de Felipe González y cuñadísima de Pedro Trapote, dueño y señor de Joy Eslava o Chocolatería San Ginés. Minutos antes de que se enciendan las luces, coincido con María Jesús Ruiz poniéndole empeño a lo de formar parte de la hight society sevillana. La miss suelta a Gil Salgado y se lanza a estrujar a los fieles de Victorio & Lucchino. Entre ellos, Carmen Tello y su digno heredero, Enrique Solís, un señorito andaluz de pro, con modales de niño bien y mejor perfil en cámara. Un debutante en el cuché y en los negocios hoteleros low cost. Dará que hablar. Me paso a Ana Botella, que puso su mejor sonrisa, procuró parlar en español y llenó por un momento el vacío de representaciones que se pasan por el forro esta industria, aún nutriendo gran parte de nuestra economía. Me refiero, cómo no, a la habitual espantada de Letizia Ortiz y Felipe de Borbón. La princesa, que recordemos, sólo se hizo la foto en la pasarela madrileña en una ocasión desde que es consorte, y que hace más de lo mismo cada año en la gala de los Goya. Una agenda que ella misma supervisa a su propio criterio y beneficio, y que no le impidió, sin embargo, ponerse la pestaña y agacharse eufórica ante Guillermo y Máxima de Holanda. Los nuevos reyes de los Países Bajos aterrizaban en Torrejón de Ardoz en un avión pilotado por el mismo Guillermo para, a continuación, dirigirse a Zarzuela en un vehículo con Felipe al volante. Allí posaban ante la prensa con la infanta Elena, adosada ocasional y con la trenza a medio hacer. Minutos después, la comparativa en cuanto a estilo y empatía con el pueblo entre las dos princesas era inevitable. Mientras la argentina Máxima se erige como una soberana que goza del cariño y admiración de sus súbditos, su homóloga asturiana se cotiza a la baja en encuestas en torno a su papel institucional. Sin ir más lejos, me sopla un taxista, sotto voce, que los desaires de Letizia a pasajeras de coches contiguos de ventanilla a ventanilla cuando hay atasco, son el pan de cada día. ¿Tendrá prohibido esbozar una pequeña sonrisa por temas protocolarios? Quizá a la pseudoprincesa Corinna le cueste menos poner dientes, y quizá los ponga en un futuro próximo a lo largo y ancho de nuestro país. Es casi un secreto a voces que la amiga entrañable ultima los preparativos para mudarse a Somosaguas, una visita para quedarse tan inesperada como sospechosa, y que pondrá, sin duda, contra las cuerdas a todos los integrantes de Palacio, el Congreso y el patio de vecinos. La rubia anda suelta, no la pierdan de vista. Y sí, yo también me tomé el gin-tonic, pero por no hacerles el feo (…). 

19 septiembre 2013

LA DUQUESITA, ¿CUECE O ENRIQUECE?

Con las fotos oficiales en los kioskos y la chistera llena, parten el torero que renegaba de la prensa y su dulce abogada hacia un destino aún desconocido para disfrutar de su recién estrenado matrimonio. Un enlace al que no han asistido ni compañeros de rejoneo, salvo el Cordobés, ni miembros del clan Dominguín, y que los Alba han visto desde el burladero consiguiendo así enervar los ánimos de la gran duquesa, la de Alba. Según cuentan en los mentideros aledaños a Dueñas, Cayetana no ve con buenos ojos a Lourdes, no está por la labor de facilitar la nulidad eclesiástica solicitada por su otrora yerno favorito, e incluso no comulga con el vestido elegido por su nieta para ejercer de madrina postiza. Un diseño firmado por Roberto Diz, en gasa verde agua y con un largo que desde palacio no verían propio para su edad. Eugenia, fiel a su estilo, guarda silencio y deja pasar el tiempo conveniente para ofrecer su versión de los hechos acontecidos hasta el momento; léase la guerra por la custodia, las pullas del primogénito de la divina y el sinfín de rumores en torno a su forma de vida. Una vida que poco tiene que ver con la de antes y en la que juegan un papel fundamental las labores sociales y las reuniones en petit comité en su loft habilitado en Liria, donde no entra varón desde que salió despedido Gonzalito Miró. O eso es lo que nos quieres hacer creer, duquesita… Maromo es precisamente lo que no les falta a dos fijas del footing salamanquero, Olivia de Borbón y Bimba Bosé. La noble pelirroja que hizo perder la cabeza a playboys de la envergadura de Alonso Caparrós, Palomo Danko o Diego Osorio, suspira sin miramientos por Julián Porras, empresario de la noche de alto standing y siete años menor. Más yogurín es el toy-boy de Bimba, modeluqui anglosajón afincado en España y responsable del insólito divorcio entre ésta y Diego Postigo. Con dos hijos en común y unos cuantos negocios al cincuenta por ciento, la sobrina de Bosé y el excuñado de David Delfín mantienen las apariencias y se dejan ver en total armonía. Es lo que tiene ser modernas. La misma premisa sigue Esther Cañadas con todos sus difuntos, se apelliden Vanderloo o Gibernau. Dicen que a la tercera va la vencida, aunque en el caso de Cañadas son muchas las voces que apuntan a que el candidato no sería tan recomendable como parece. Hotelero de profesión y con múltiples escándalos en el cogote, Vikram Chatwal es conocido por alternar con celebridades como Beyoncé o Lindsay Lohan y vuelve a ocupar portadas tras convertirse en el prometido de la alicantina que en el pasado patentó  los morros más famosos de las pasarelas. Que Dios reparta suerte. Tanta como goza Sara Carbonero, que acumula contratos publicitarios y explota todo lo que puede lo de ser famosa y estar en estado de buena esperanza. En los últimos días, la chica de Casillas celebraba el aniversario de una firma lencera apta para todos los bolsillos y aseguraba vía photocall que lo que viene en camino es un niño. Una criaturita que compartirá quinta con el bebé que esperan Carles Puyol y Vanesa Lorenzo,  pero no con los gemelos que, ¡oh sorpresa!, vinieron al mundo gracias a la semillita de Hugo Silva. Me quedo de piedra y hasta me doy cabezazos contra la pared, pero esto no es nada con los sudores y miniataques de ansiedad que me producen las instantáneas que rezan a la extraña amistad, o algo más, entre Marina Danko y Hugo Castejón. La ex de Palomo Linares se suelta la melena en Miami y se lo pasa teta chapoteando con el funcionario de Marta Sánchez, reconvertido en futura estrella de la canción. No contentos con prodigarse de esta guisa, ambos lucen el mismo colgante en forma de corazón a lo largo y ancho de su pescuezo. ¡Señor, llévame pronto! Estoy tan en shock, que no pienso decir ni esta boca es mía al enterarme de que mi estimada Terelu y su reina madre serán la nueva imagen del spot de Gallina Blanca. Lo mismo arroyan el Caprabo que engullen pastillas de Avecrem. Ya no respetan nada.

17 septiembre 2013

MI RENTRÉE, CON CHISTERA Y A LO LOCO


Asomo la cabeza con el curso empezado, pero con los deberes hechos y la satisfacción de haber sobrevivido al bochorno playero, al leñazo olímpico y al relaxing in Plaza Mayor de Ana Botella, reputada alcaldesa y clienta habitual de Peluquería Peque, para más señas. Hago balance de un verano largo, revuelto y marcado por correos íntimos, nóminas de tapadillo, fuga de cerebros y formatos televisivos a precio de saldo. Todo ello colocando la Marca España en la picota y bailando a ritmo de pandereta con más volantes que nunca. Entre ellos, Amador y su calentón chipionero, Urdangarin y su exilio suizo, y las niñas Preysler haciendo de las suyas; una convertida en carne de docu-reality Biblia en mano, y la otra de sarao en sarao celebrando su primer empleo a golpe de escote pagado a tocateja. Tan a tocateja como financiaron Mar Flores y Javier Merino su yate cuando las vacas eran muy gordas, y que han visto precintado este agosto. Un despropósito de números rojos casi tan grande como el que llevó a Lucía Etxebarría a compartir saco y cantimplora con eminencias del nivel de Mónica Pont o el pequeño Ostos-Grajal. Un paso por la Sierra de Gredos corto en el tiempo para la Premio Planeta, pero que logró estirar el chicle del engranaje Sálvame y mantener el share necesario a pesar de la espantada de varios anunciantes y del dudoso saber hacer de Sonia Ferrer, presentadora revelación de la temporada que, en jarras y como vaca sin cencerro, dejaba patente que hay vida más allá del finiquito de Prado del Rey. Sin subsidio ni nada, valientes como Carme Chacón, María Jesús Ruiz o Marina Danko cruzaban el charco en busca de nuevas oportunidades y se instalaban en Miami a lo Julio Iglesias en sus tiempos de ´Hey´. Mientras Chacón cambia la política por la enseñanza y las tertulias televisadas, la exmiss y la diseñadora de bisuta intentan dejar el pabellón alto en culebrones y películas de serie B, de ésas en las que hizo cameos la Obregón antes de regalarnos duchas históricas en prime time. Para sobrellevar dichas ausencias, un porrón de famosillas preparan la canastilla, sin matrimoniada previa. Muchas de ellas engrosan el plantel de ¡HOLA! y parece que han vuelto en estado de preñez tras compartir vacaciones con Frank de la Jungla (habéis leído bien). Entre las primerizas suenan nombres como el de Amaia Salamanca, Eugenia Silva y Sol González; ésta última actual churri de Javier Hidalgo, delfín de Air Europa y cabecilla de la beautiful people capitalina. Sin embarazo a la vista pero con paseíllo a lo Ascot, se casaron Fran Rivera y la siempre desgreñada Lourdes Montes. Un evento que reunió a la flor y la nata de la sociedad sevillana, véanse el Chuli, el Pai y el Cabra, pero que fue empañado por el reventón de la exclusiva y por la ausencia del invitado más esperado, Dj Kiko. El churumbel de la Panto plantaba a su hermano en Ronda con la misma chulería que la Campanario se iba de comunión y posaba a la puerta de Ambiciones vestida de Otoño/Invierno, con los tobillos un pelín hinchados y sin poder, ni siquiera, intuir que poco después tendría que tragarse a su propia madre y compi de banquillo dando bandazos en el programa que prepara el regreso de su princesa, con la coleta en alto y veinte kilos bien repartidos. La otra (princesa) reapareció en Buenos Aires envuelta en rumores de crisis conyugal, de Institución y de todo lo que se pueda antojar a juzgar por los últimos acontecimientos y desplantes públicos. Poco o nada se sabe de la hoja de ruta de Letizia en los últimos meses, pero hay quien asegura que continúa empecinada en cumplir un horario de funcionaria de lunes a viernes, perderse por Malasaña una vez por semana y movilizar a todo el séquito de escoltas cuando le viene en gana. De momento, el matrimonio dejaba colgada a la prensa en el recinto de Santa María de los Rosales el primer día de cole de las infantitas. La cosa está que arde. El cumple de Terelu y el balón gástrico de la sobrinísima que maquilla mejor lo dejo para otro momento, si no os importa. Se agradece.