Suscripción

31 enero 2014

BAJAS, YEGUAS Y JUERGAS EN CHUECA


Martes. La resaca navideña se me ha ido de las manos. Estoy a punto de arrancar la hoja de enero del calendario y todavía me encuentro retirando el arbolillo de la repisa, metiendo el morro en los últimos saldos y preparando mi debut piscinero. Sí, aún no me he tirado al agua pero ya he ojeado chanclas, gorros y hasta un pantalón de chándal. A este paso termino haciendo dieta macrobiótica y cambiando las tardes de cañas por clases de punto de cruz. Qué puñetero es el invierno.

Miércoles. Crónica de una ruptura anunciada. Escassi y Sonia Ferrer atraviesan una crisis de las gordas, dicen que la definitiva. El amor y desenfreno que se fraguó hace menos de un año en los trampolines podría hacer aguas por distintos motivos. Una larga lista de razones que irían de los números rojos del jinete a la afición por ponerle ojillos a toda la minifalda que se encuentra a su paso. Una serie de agravios con los que parece que Ferrer no comulgaría y que la habrían empujado a tomar la decisión de plantarle los trastos en la puerta. Sin confirmación ni desmentido oficial, la presentadora en paro y el jinete sin yegua hacen vidas separadas y asisten al segundo round de Patricia Martínez, una morena de alto voltaje que compartió alcoba durante tres primaveras con Álvaro y que pasea ataque de cuernos por los platós. Dice la bendita que el chico no pega palo al agua, que dedica el tiempo libre a cultivar bíceps, tríceps y todo lo terminado en íceps, y que entre sacar tajada de sus conquistas o sentar cabeza cortándose la coleta, prima lo primero y con diferencia. Que se lo digan a Vicky, Eugenia, Lara, Mireia y un largo elenco que bien podría relanzar la segunda entrega de I love Escassi.

Jueves. Nueva baja en Telecinco. Terelu se baja del carro a lo Pedro J. y sale por patas del cortijo de J.J., de las tardes felices amenizadas por los Supersingles y de todo lo que vaya más allá de publicitar caldos o productos adelgazantes. El principal detonante del cese por tiempo indefinido obedecería al deseo de un cambio en su rutina y al ejercicio de reordenar sus ideas, sus carnes y su agenda de maromos. Con la espantada de Campos, el programa estrella de Mediaset (máquina de picar carne en palabras de Aramis Fuster), se cobra su última víctima. Mila, los Kikos o la Esteban disfrutaron de unos meses sin empleo y sueldo con su posterior reaparición a precio de prime time. Todos se han ido para volver, excepto Luis Rollán. El amigo de las folclóricas ha sido el único valiente que se despegó de la estufa y pasó a mejor vida. O eso dice él. Sin el beneplácito de la reina madre, Terelu buscará la felicidad alejada del foco, se pondrá en forma y alicatará su ático de soltera en Pozuelo de Alarcón. Buen viaje, querida.

Viernes. Las difuntas de los hermanos Rivera están de enhorabuena y salen a celebrarlo. Ni juntas ni revueltas, pero ambas por los garitos de Chueca y a sostén quitado. Después de un largo ir y venir en los tribunales y un retiro voluntario de los flashes, Eugenia le ha ganado el pulso a Fran en cuanto a la custodia de su hija y se muestra relajada entre íntimos en la fauna nocturna de la capital. Si bien hace unas semanas compartía barra y pista con el embajador de EE.UU. y su marido, estos días se dejaba ver en la última fiesta dominguera ¡Que trabaje Rita!, un show con reminiscencias a la movida en formato tea dance que reúne a artistas tan dispares como Alaska, La Veneno o la propia duquesita de Montoro. Por su parte, Evita González se colgó a la espalda a toda su legión de misses y disfrutó de una juerga con Nacha La Macha (referente en el transformismo) al frente donde le dedicó a Cayetano varias letras de desamor. La sevillana se arrancó por la Jurado y se dejó las cuerdas en el escenario para gloria de los presentes. La que fuera su cuñada (Jessica Bueno) ni canta ni da palmas pero prepara bata de cola para subirse a todo trapo y con moño arrabalero a la pasarela SIMOF este fin de semana; una vuelta al curro (con premio incluido) envuelta en morbo por los insistentes rumores de embarazo. ¡Al carajo la alcachofa!

27 enero 2014

VIOLETA, LAS CURVAS DE MANGO

A pesar de la polémica surgida http://universovarietes.blogspot.com.es/2013/12/curvas-cuernos-y-hackers-entre-fogones.html, las curvas de Mango ya están disponibles en tiendas y venta online. Violeta by Mango inicia su andadura esta primavera con cuatrocientos diseños y nuevos patrones para la mujer de la firma catalana, donde destacan prendas funcionales basadas en las tendencias y adaptadas a una mujer joven que utilice hasta una talla 52. El plan de expansión comienza con cuatro aperturas en España (Marbella, Barcelona, Santiago y Sevilla) y nuevos espacios fuera de nuestras fronteras. Decepción, sorpresa, manipulación en el tallaje… la crítica ya se ha pronunciado y hay opiniones para todos los gustos, ¿apostáis por Violeta esta temporada? Aquí, un adelanto de la colección.







20 enero 2014

LA PRINCESA VUELVE A ESTAR SUPERFELIZ


La princesa vuelve a tener el corazón contento. Después de década y media viviendo de rentas, la Esteban ha cogido las riendas de sí misma y ocupa portadas sin los Jesulines como reclamo. Belén se reincorporaba a la vida hace unos meses inflada en ego y cartucheras cerrando su año más horribilis; una etapa de subidas de azúcar, bajas laborales y reapariciones a medio gas que la colocaban al borde del precipicio como una víctima de su propio circo. La musa de Sálvame luce sonrisa y ostentosa sortija en el dedo corazón, prueba fehaciente de que su último amor marcha viento en popa. ¿Y quién es él? He aquí la pregunta del millón que ya goza de respuesta para tranquilidad de su pueblo. El fornido mocetón responde al nombre de Miguel Martín, tiene catorce años menos que ella (26), reside en Paracuellos y ejerce de conductor de ambulancia en la localidad. La misma localidad que prescindió durante un tiempo de este servicio y que la propia colaboradora denunció en directo a la hora de la siesta. Poco más tarde, Miguel volvería a ejercer y su chica respiraría aliviada para futuros desarreglos con la insulina. Belén y su nueva conquista llevan saliendo apenas un par de meses, pero ya es frecuente verlos agarraditos en las inmediaciones del bar El Mosky, cuartel general de la rubia desde que hizo efectivo el trasvase de San Blas al adosado del Jarama. Lo cierto es que la biografía de Esteban ha dado un giro inesperado en los últimos tiempos. En cuanto a relaciones amorosas se refiere, su actitud ha cambiado llamativamente desde su descanso terapéutico. Si de Ambiciones a esta parte alardeaba de ser una teresiana en aspectos carnales, fue este verano cuando se rindió a sus pasiones más bajas y se revolcó en Benidorm con un camarero estudiante de Podología. Un postulante a príncipe que le salió rana y que salió facturando por la puerta de atrás para vender al mejor postor sus noches de blanco satén junto a la estrella. Al ligue piscinero se unieron rumores que la relacionaron con distintos futbolistas de primera, segunda y tercera, un pasatiempo en las madrugadas de la Sala Kapital que Belén no disfrutaba a pierna suelta desde los años de esplendor de Buddha Bar. Óscar Lozano (cicerone de novatas) fue el promotor de su primer cambio de imagen y de enseñarle el arte de posar sacando pecho en aguas caribeñas. A éste le siguió Dani el pinchadiscos, hasta que Fran la llevó al altar y Belén mutó en ama de casa y copresentadora a media jornada, un matrimonio que provocó su caída a los infiernos. Hoy la historia es otra y la nueva Belén celebra los cuarenta a todo trapo, se consuela con un psicoanalista una vez a la semana y pone boquita de piñón cada vez que se suelta la melena junto a su moreno. Noches de bohemia, de ilusión y de mucha farra para la princesa…

18 enero 2014

PRIMERAS VEDETTES, INFANTAS Y NOVICIAS


Jueves. La cuenta atrás ha comenzado para la infanta. La oveja negra de la Corona declarará el próximo ocho de febrero en los juzgados de Palma en calidad de imputada (delito fiscal y blanqueo de capitales) y con los balcones a rebosar de curiosos, fans, detractores y mocitos felices dispuestos a apoquinar hasta mil quinientos euros con tal de contemplar a escasos centímetros el tono de mechas de la señora Urdangarin. Un paseíllo polémico y que aún está en el aire, puesto que la cúpula se deja los restos en gestionar el espectáculo que se avecina. Lo haga por su propio pie o bajo cristales tintados, lo cierto es que el desazón se palpa en Zarzuela y salpica al resto de miembros de la familia. A un lado, los confidentes de la reina cierran filas y aseguran que vive uno de los peores momentos de su vida (y subiendo); a otro, los llamados a salvar la Institución, léase Felipe y consorte. Si los exiliados en Ginebra dan que hablar un día sí y otro también, la parejita principesca continúa siendo blanco constante de rumores de crisis marital. Cuando parecía que las aguas volvían a su cauce y que Letizia había recuperado la sonrisa después de un verano de idas y venidas marcado por la distancia con su marido y los desplantes públicos, la princesa vuelve a las andadas con pataletas en plena calle, salidas de banco y posteriores jornadas de ópera (Tristán e Isolda) para dejar patente que continúan unidos y dando el callo a favor de obra. Indómita y cabalgando en otra dirección anda la infanta Elena, una borbona sin parangón que se deja ver a media noche por el barrio de Chamberí en compañía de Luis Astolfi, el jinete que la plantó a un paso del altar y que nos puso en bandeja el cachemir de Marichalar. El resto de la historia ya lo conocemos.

Viernes. El baby boom famosil se cobra nuevas víctimas. A los mellizos de Elsa Pataky o a la cuarta paternidad de Alejandro Sanz se suma una política con alma de primera vedette, Olvido Hormigos. La exedil de Los Yébenes metida a póster de camionero anuncia bombo pasados los cuarenta y aclara, para las mentes más pérfidas, que lo que viene en camino es fruto de un amor puro, sano y dentro del matrimonio. Enhorabuena al estoico carpintero. Ya que la cosa va de vedettes, aprovecho para recordar que Norma Duval (posFrade) regresa a la pequeña pantalla en calidad de jurado en Mira Quién Baila. La pública ha rescatado el formato que un día cayó en manos de Pilar Rubio y Belén Esteban, y prepara su rentrée con Jaime Cantizano en el papel de Anne Igartiburu, Marina Danko marcándose un pasodoble enseñando cacha y Colate disfrazado de rapero guaperas. Estaremos atentos. No se deja el tipo en las pistas pero sí en las pasarelas. Hablo de Sibi Montes, la promesa sevillana del momento. La siamesa de Lourdes y cuñada de Fran lo da todo por hacerse un hueco en el photocall, y lo mismo repite sin pudor el vestido de bruja de Zugarramurdi de su propia hermana, que se sube a la pasarela We love Flamenco con ademanes de duquesa. ¡Con lo majo que es el tío Soto!

Sábado. Tamara Falcó da una ponencia en la Universidad San Pablo CEU y habla sobre su conversión religiosa, su amor a Dios y su opinión sobre el aborto. Todo esto a cara lavada y con estilismo de novicia. Aforo lleno. Como diría el de Santander: ¡viva el vino!

13 enero 2014

AQUELARRES, PICHURRINES Y SALDOS

Estreno agenda con olor a nuevo y convencido de que éste será nuestro año. O no. La cosa pinta regular y la cuesta de enero no hace más que mutilar los ánimos y arrasar con los buenos propósitos. Dicen los que frecuentan aquelarres y mesas camilla de tarotistas que la única forma de empezar con buen pie la temporada es centrándose en un solo objetivo. Entiendo, pues, que debo elegir entre quitarme el vicio del tabaco o el de arrancarme los padrastros a mordiscos, apuntarme a clases de chino mandarín en lugar de todo lo anterior, o sustituir el café por descafeinado y quedarme con la peste a cuestas y el sueño de ser políglota. Una putada, con perdón. El caso es que a estas alturas continúo almacenando papel de regalo y pasándole el plumero cada mañana al arbolillo de gomaespuma (ha sobrevivido otra Navidad). Mientras devoro los últimos polvorones y demás provisiones de pascua, hago un barrido rápido (rapidísimo) a los últimos acontecimientos patrios celebrados o próximos a celebrar, algunos jaleados hasta la bandera y otros tan escabrosos que prometen seguir dando la tabarra los próximos meses. En el top ten de la actualidad, los españolitos conquistamos a la prensa europea al compás de Cristina de Borbón, infanta de profesión e imputada reincidente por obra y gracia del juez Castro, el Superman del pueblo. Si nada lo impide, la más aplicada de Zarzuela hará el paseíllo a pie al estilo Urdangarin, su todavía esposo y azote de la monarquía hasta la fecha. Un suma y sigue en la caída en picado de la Institución que coloca a la duquesa de Palma en el banquillo, pero que previsiblemente se quedará en eso, en la foto de una infanta de España camino a declarar y con las bragas a buen recaudo, por eso de evitar comparaciones con la Pantoja. En el terreno de amoríos, divorcios, penaltis y posados a pie de clínica, pululan los de siempre; Carbonero en tejanos (como Su Majestad) con las grapas recién puestas y el pequeño Martín entre ajuares merengues, su homóloga la gafe (dicen) reconvertida en imagen de Rebajas por el indigente emolumento de casi doscientos mil euros, o Raquel Jiménez con brote instagramero tras ver a Bisbal bailando bulerías con otra bajo el sol de Punta Cana. Un destino paradisíaco en el que quizá se termine de gestar la reconciliación entre Evita González y Cayetano Rivera. Con el chef en el banquillo y la exnuera de Marina Danko a la caza de otro torero, la sevillana chapurrea su propio idioma en la intimidad con el que a punto estuvo de llevarla al altar. Unos encuentros clandestinos y a media luz que siguen a pies juntillas Úrsula Corberó y Andrés Velencoso para disgusto de la retahíla de fans de Kylie Minogue. En los tiempos que corren, de poco sirve ya ser una estrella del pop o una pionera en la revolución feminista. Me refiero a Karmele (Mari Carmen para su ´gente amiga´) y a ese sujeto que apodan Pichurrín; una historia de amor cibernético en edad de jubilación que ocupa horas de televisión y que no logra desentrañar ni Conchita la de las pulseras de la Virgen del Pilar. Terelu y sus ágapes en La Máquina de La Moraleja rodeada de ex, Chabelita y el parto de la burra, las hermanas Salazar resucitando el azúcar moreno por ganarse unos duros y Ortega Cano dispuesto a solicitar la extremaunción con tal de librar el trullo, conforman lo que viene siendo el 2014. Pónganse cómodos y disfruten. Lo de año nuevo, vida nueva sólo le funciona a la Obregón. Es lo que tiene el clima de Miami. Y parecía tonta…