Suscripción

30 enero 2015

EL DIVORCIO DE LOLITA Y EL CURSO LOW COST DE PELAYO

Miércoles. Lo de Lolita se podría decir que es la crónica de una ruptura anunciada. Hay algunos, entre los que me incluyo, que ya lo veíamos venir incluso antes de la boda. Dios me libre a mí de la magia negra o los superpoderes, pero algo rechinaba en esta historia. A lo que voy, la cantante y Pablo Durán confirman separación, divorcio y todo trámite que dé al traste con su relación de pareja después de muchos meses intentando recuperar el amor perdido. En palabras de Lolita, los sentimientos se esfumaron cuando las pesetas empezaron a escasear, y ahora que la situación económica parece que empieza a remontar, es buen momento para dar carpetazo y decirse adiós de buenas maneras. No auguro malos rollos ni cruce de acusaciones en prime time, porque si por algo se caracterizan los Flores es por mantener el buen rollito con todo aquel que se deja caer por El Lerele, aunque sea para sacar tajada de capítulos oscuros de la familia, ésos que se quedarán para La Faraona por los siglos de los siglos. En los tiempos que corren, es para quitarse el sombrero. Esto no quita a que uno y otra desentrañen el culebrón por capítulos, que lo harán. Ambos manejan los tiempos y la palabra y serán capaces de pasar por caja sin salir escaldados. Es otro don que llevan en la sangre.

Jueves. Se celebra la segunda edición de la pasarela Bodabook en el Palacio de Fernán Núñez de Madrid. Llego puntual a la cita y a punto estoy de salir pitando cuando veo la calle colapsada y los nervios de los convocados a flor de piel. Deduzco que a la organización se le fue un poco de las manos el cotarro y aprovecho para colarme muy digno en la trastienda. Con más de una hora de retraso, comienza el desfile mientras improvisan una silla para María José Suárez (de nuevo soltera y encaramada a unos andamios pa habernos matao) y alguna vip que hace su entrada a última hora. El lugar es de cuento y los diseños que pisan la alfombra roja dan fe de que en nuestro país hay talento a espuertas. Tanto que diseñadores consagrados y noveles son ovacionados por igual como si no hubiese un mañana después de reversionar el concepto de novia clásica en una mujer de su tiempo, con fuerza y que arriesga en su gran día. Justo enfrente observo a una it girl de éxito, de iniciales P.O., que sólo levanta la cabeza del iPhone para mascar chicle a dos carrillos como sólo he visto a Bea la legionaria. Hay que ver qué hueco en el front row más desaprovechado.

Viernes. De blogueras que se pasan el trabajo ajeno por el arco del triunfo, paso a Pelayo Díaz, muy socorrido siempre para rellenar cualquier columna. La master class frustrada a mil quinientos euros por barba sigue coleando y no tiene pinta de terminar aquí. El orden de los acontecimientos va de cancelar la ponencia por falta de alumnos en un hotel de lujo a desmentir vía abogados (sí, en plural) que ése fuese el motivo real. El ex de David Delfín habría preferido posponer el tema para no verse envuelto en polémica. Ha pasado el tiempo y la historia ha cambiado considerablemente. La master class en el Hotel Villa Magna se terminará celebrando próximamente en un local de bocatas low cost en plena Puerta del Sol, según informa el portal Bekia. Aquí huele a chamusquina casi tanto como en la maternidad en solitario de una top retirada de las pasarelas que responde a las iniciales E.C. Cuenta una revista del corazón que el padre de la criatura sería un deportista de élite. Y hay quien me asegura que su nombre también comienza por E. Hagamos cábalas. 

27 enero 2015

AMADOR, EL MARIDO DE OLVIDO Y OTROS MACHO ALFA

Sábado. El tiempo nuevo que prometían las viejas glorias (léase Rajoy) o los titiriteros recién llegados a la política posmoderna (Pablo Iglesias y cía) parece no terminar de convencer al personal, hasta la peineta de unos y otros y con la picha hecha un lío de cara a las elecciones. Mientras tanto, los dimes y diretes se suceden sin descanso arriba y abajo, izquierda y derecha, intocables incluidos. Al rey emérito le salen hijos bastardos cada vez que agita la muleta y hay algunos que van camino de unirse al clan Borbón por derecho propio y sacar la tajada correspondiente antes de irse al otro barrio. Los otros reyes, los titulares (Le y Fe), aprietan la mandíbula y se escaquean de la pomada donde revolotean todos los demás, véanse los Urdangarines y su polémica venta del palacete de Pedralbes o la exclusiva de Diego Torres en Vanity Fair, donde tira de la manta sin censura y que presupongo habrá sentado como un tiro en Zarzuela. Menos mal que queda gente honesta y con buen corazón como el aún marido de Olvido Hormigos. Después de años lidiando en la sombra con los calentones públicos de su mujer, el carpintero daba la cara y ofrecía un testimonio desgarrador en el Sálvame golfo. Jesús Atahonero daba una lección de empatía, buenas maneras y clase poco vistas en un plató y que dejaban a la altura del betún al resto de machos alfa del país y alrededores. No seré yo quien suelte una chapa feminista ni me pliegue a las bajas pasiones de una señora casada y madre de familia, pero el hecho de que el damnificado relatase su infierno con semejante buen gusto abogando por la libertad sexual de todo hijo de vecino, lo hace grande. Ahora entiendo por qué la Hormigos sigue atada a Los Yébenes.

Domingo. La conocimos como una de las polluelas góticas del presidente y hoy la pequeña Zp salta a los medios por méritos propios. Laura Rodríguez Espinosa acaba de incorporarse, según LOC, a la plantilla de Real Madrid Televisión. La chica prestará servicios de becaria en el departamento de producción tras cursar un grado medio de Formación Profesional en un centro de pago, y de esta manera dejará atrás su época como Relaciones Públicas de la discoteca Kapital. La primogénita de Zapatero ya es una más en el equipo al que hasta hace poco formaba parte Lucía Villalón, la supuesta no novia de Cristiano Ronaldo, que a raíz del runrún ha firmado un contrato con Atresmedia. Sin duda, las guapas toman los medios y Villalón Puras es la última en unirse al bando que capitanea Sara Carbonero y que ya cuenta con un porrón de aspirantes a reportera a la caza del metrosexual de turno. Los nombres ya los conocéis.

Lunes. Tonto me he quedado con el careto de esa señora que jura ser Ángela Portero, y flaco favor hace al mundo en general y a mí en particular Amador Mohedano mostrando todos los rincones de su nuevo hogar. Tras someterse a un cambio de look que va de vivir pegado a un sombrero de paja a dejarse perilla y pintarse el cogote, el eterno ex de Rosa de España (Benito, no López), Amador pone morritos en todas y cada una de las estancias de su choza, ubicada en la finca Los Naranjos, hoy rebautizada como La Más Grande en honor a su hermana. Tanto es el amor que el chipionero profesa por la Jurado que el recuerdo de Rocío inunda toda la casa en forma de estores, grafitis y lienzos a tamaño real. No me queda la menor duda de que la decoración ha corrido a cargo de él mismo. Ni el atrezzo de Naty Abascal obraría el milagro.

Martes. La Mercedes Fashion Week calienta motores y los participantes preparan a contrarreloj sus propuestas para el próximo otoño/invierno. En el programa se deducen pocas sorpresas, por no decir ninguna. Desfilarán los de siempre y el front row volverá a petarse de actrices del momento, Lomanas y algún que otro espontáneo intentando arrimar el culo en primera fila. Volviendo a la parte técnica, a los que nos gusta la moda esperamos ver colecciones trabajadas, vanguardistas y que acerquen el diseño español a la calle. Puede sonar quimérico y con un ramalazo de populismo horroroso, pero estoy convencido de que la pasarela telecinquera que se marcaron los colaboradores de Sálvame hizo más por la moda patria que muchos que aún no se han bajado del guindo. Hay que ver lo intenso que me he levantado hoy.

23 enero 2015

LOS MAGREOS DE ÁLEX Y EL DECLIVE DE BELÉN

Martes. Mi corazón recupera su ritmo habitual y me reconforta observar que el frío invierno es directamente proporcional al festival de apareamiento entre famosos patrios. Las parejas de la temporada se suceden a un ritmo vertiginoso y aportan savia nueva a esto del colorín. Lo celebro, que no sólo de tronistas vive el hombre. Para no perder la costumbre, Álex González vuelve a las portadas en forma de morreo en el interior de un coche. El clásico apretón que hizo famoso la Obregón en brazos de Micky Molina parece ser el ritual de seducción favorito por este guapo entre guapos, que semana sí, semana también, se deja succionar por rubias, morenas y pelirrojas al amanecer. Casualmente, el paparazzo de turno siempre capta la instantánea y, para deleite de los que amamos la carnaza, ponemos la lupa en la presa del momento. Si hace unas semanas fue Alyson, la americana que curró a la vera de Rociíto, hoy le toca a Amaya Méndez, responsable de los abdominales de Rosa de España entre otras. La chica aprovecha el tirón para promocionarse como personal trainer en las redes mientras el actor menea el chascarrillo con arte y le quita hierro al asunto. Nunca le agradeceremos lo suficiente a Chenoa el hecho de sacar a esta criatura del cascarón.

Miércoles. Más allá de amantes de ocasión, hay otros muchos que se revelan como la pareja del momento. El tema está que arde y el binomio chica mona-deportista se repite una y otra vez como parte de la Marca España. Lara Álvarez y Fernando Alonso son la viva estampa de la felicidad y ya no ocultan su relación. Un hito en la trayectoria sentimental del piloto asturiano, acostumbrado a rehuir a la prensa y mantener atrincheradas a sus mujeres. Entre fogones se hacen selfies Cristina Pedroche y David Muñoz, reina del Trending Topic ella por dar las campanadas en bragas, y chef de postín él con varias estrellas Michelin a la espalda. No todo iba a ser amor. Cristiano Ronaldo y la top Irina Shayk ya buscan calor humano por separado y todo apunta a que la ruptura viene motivada por terceras y hasta cuartas personas. Una separación, de momento, más civilizada que el divorcio de Patricia Conde, que se recrudece en los tribunales y que nos deja a la presentadora corriendo como las locas y con peluca. A esta chica le va la marcha. Debería de aprender un poco de la Campos y Bigote. La experiencia es un grado.

Jueves. Comparto mesa y mantel en La Musa de Malasaña con L. y V. La ocasión lo merece, L. nos deja para instalarse en París y tenemos hambre de titulares. La atiborramos a preguntas sobre su futuro más inmediato y la pobre aguanta los envites fingiendo tranquilidad. La veo feliz ante lo desconocido y eso es lo que importa. Prometemos visitarla pronto y cuando llegan los postres, cambiamos de tema y V. nos pone al día sobre el matrimonio (braguetazo para algunos) de Vega, una extriunfita que un día se tiñó el pelo de azul a lo Lucía Bosé. V. es la única persona que conozco que no tiene ni idea de quién es Chabelita, por eso lo que nos cuenta va a misa. Yo no había reparado en el asunto, pero me vengo arriba al saber que la chica (Vega) se ha casado con uno de los tiburones de Estrella Galicia, divorciado y padre de familia numerosa. Inmediatamente nos lanzamos a googlear al susodicho esperando encontrarnos a un madurito interesantón de los que se suele ligar Terelu, pero va a ser que no. El tipo es del montón. No se puede tener todo en esta vida.

Viernes. Resaca de GH VIP. La casa de Guadalix se cobra una nueva víctima, Olvido Hormigos. Las campañas de apoyo que defendían un bullying en toda regla contra la exconcejala no han sido suficiente en su careo con los belenistas. La rubia salía por patas del concurso y la Esteban daba las gracias a España por cumplir su deseo al grito de “Si me queréis, echadla”. Belén ejerce de Faraona y se pasa todo por el arco del triunfo, pero su lista de palmeros pierde adeptos a un ritmo brutal. El mismo pueblo que la coronó como su princesa, se lamenta de la actitud de la de San Blas entre esas cuatro paredes. Ciclotímica, machista, sectaria, falsa y hasta pandillera son algunos de los calificativos que se echará a los morros Belén cuando devuelva el tafanario a su cortijo. El horizonte se avecina con nubarrones y quizá la estancia vip termine arranándole a jirones la corona. Nadie dijo que ser princesa fuera fácil. 

22 enero 2015

WACU HIERBAS, LO QUE DE VERDAD IMPORTA

El término wacu amplía fronteras y con Fiona Ferrer al frente apuesta por la vida saludable. Bajo el lema "Lo que de verdad importa", Ferrer y Herbolarios Navarro comercializan con éxito las wacu hierbas. Una gama de productos naturales que satisfacen las necesidades personales de cada uno. Bajo la supervisión de un equipo farmacéutico, la gama de productos va del Café Verde al Nonox o al Libidinal, pasando por el Oxivital o el Cabasset. Todos contribuyen a mejorar la calidad de vida. Ana Rosa Quintana, Mar Flores o Amelia Bono ya apuestan por la rutina wacu para cuidarse por dentro y lucir resultados por fuera. Yo también me apunto. (Herbolario Navarro, Fuencarral 138).









20 enero 2015

KIKO A GUADALIX Y CHABELITA ¿A HONDURAS?


Me emperifollo para quemar Madrid con A. y E. Aún no hemos coincidido para felicitarnos el año face to face y la noche del jueves es perfecta para echar raíces en los garitos de moda sin echar mano de ansiolítico. Cuando estoy a punto de entrar a matar recibo un WhatsApp de E. advirtiéndome sobre la que va a caer. Lo consulto con A., que me pasa la pelota con elegancia y me traslada el marrón; la decisión final. Asomo el occipucio por la ventana y un chaparrón me arrasa el tupé de golpe. Termino posponiendo la cita con la boca pequeña y echándome encima la manta zamorana. Mientras oigo llover acurrucado, me pregunto desde cuándo el tiempo es un obstáculo para lanzarme a las calles. Sólo hay una respuesta; los años que cumplimos los carga el diablo. El chaparrón era sólo el anticipo de lo que estaba por venir. Agua, nieve y los medios de comunicación alertando sobre el síndrome postemporal que nos azuzaría los días posteriores. Si salir un lunes cualquiera de la cama se convierte en misión imposible, lo de moverse con cadenas puede ser motivo más que suficiente para pedir plaza en la López Ibor. Es entonces cuando me encomiendo al veinticuatro horas de Gran Hermano. Corro el peligro de engancharme y tirar mi vida por la borda pero me consuelo pensando que en un par de meses la casa cerrará sus puertas y la Esteban y compañía evacuarán sin una cámara en el cogote. El reality por el que pocos apostaban una década después de su última edición elevaba a los altares a la cadena, productora y el resto que comen del formato. Lo que parecía un casting de quinta división, cosas de la tele, resultó ser exquisito y perfecto para satisfacer las necesidades de casi cinco millones de espectadores pendientes de la expulsión disciplinaria de Los Chunguitos, las refriegas de Hormigos/Esteban y las partes pudendas de Coman, de profesión pasearse en pelotas por donde le plazca. La casa de Guadalix está que arde y el polluelo de la Pantoja se ha sumado al equipo para “Vivir la experiencia”, dice él, y facturar por la madre que lo parió y demás parentela, digo yo, que soy un deslenguado. La entrada de Paquirrín prometía un remanso de paz para el resto de concursantes, pero entre siesta y siesta la fiera se ha despertado y ha conseguido desencadenar el enésimo parraque por minuto de la princesa del pueblo, favorita por el público para llevarse el maletín y material sensible en una convivencia de estas características. A pesar de contar con palmeros fuera y dentro de la casa, Belén se las ve y se las desea para no agarrar el bolso y largarse con el moño a otra parte, como viene haciendo cada vez que le sale del ídem, (o del mismísimo, que diría ella), ¿me entiendes? La entiendo y con razón. Las cifras semanales que se manejan son jugosas, desorbitadas y diría que hasta indecentes en los tiempos que corren. Pero también es verdad que no hay empresario tonto que no desembolse mucho menos de lo que genera, así que bienvenidos sean los duros. También para Chabelita, que a pesar de mantener un perfil bajo los últimos meses, prepara un giro en su vida. Después de probar suerte como it girl sin demasiado éxito (más bien nulo), la pequeña Isa pondrá rumbo, más pronto que tarde, a Londres para perfeccionar el idioma y calentar su vuelta al meollo telecinquero. Cuando se le preguntaba a prima Anabel sobre el futuro de Isa Pantoja, la sobrinísima apuntaba en esta dirección: “Chabelita no concede entrevistas porque está preparando algo para dentro de un par de meses”. Quizá ahí esté la clave y veamos a la it de Cantora lanzándose en paracaídas a las aguas de… ¿Honduras? Con esta familia no hay nada imposible. Incluso hay voces que aseguran que ha sido tentada por una editorial. Que el todopoderoso Sandro Rey y las Alazán (hija y sobrina de los chungos y portada de Interviú) lo impidan, por el amor de Dios. Por cierto, me he estrenado hace cuarenta y ocho horas y aún estoy hiperventilando. He leído que es buena señal. Gracias por los ánimos.

15 enero 2015

MARTA ORTEGA, DIVORCIO EXPRÉS Y PUESTA A PUNTO


Lunes. Que si espectacular, que si nueva vida de soltera, que si celebra su cumpleaños más atractiva que nunca. Éstas podrían ser algunas de las entradillas de cabecera de Anne Igartiburu, pero son los titulares que le dedican las revistas del colorín a Marta Ortega. Y digo yo, seamos francos. La chica nunca ha sido atractiva, ni espectacular, ni siquiera ha compartido con los medios sus anteriores cumpleaños. Eso sí, está forrada y camino del divorcio exprés. La benjamina de Amancio Ortega capea el temporal y se deja ver aquí y allá con la cabeza alta, los tacones a punto y las transparencias por bandera. Eso siempre suma cuando quieres darle por saco a tu ex. Dicen en los mentideros que detrás del silencio del que fue su marido habría pensiones compensatorias, acuerdos privados y caballos de competición. Algo parecido a la situación vitalicia que negocia Alfonso Díez. El viudo, que no separado, sale por patas de Las Dueñas, pero con una jubilación prometedora, con vistas al mar y un gorila de los que te llevan las bolsas por el Barrio de Salamanca (vale, estoy fabulando). Todo con tal de cumplir la última voluntad de Cayetana.

Martes. Gran Hermano VIP arranca con éxito una década después de su última edición. La casa que un día reunió a personajes de la cultura, la política y la alta sociedad (de Isabel Pisano a Chayo Mohedano), acoge esta vez un revuelto de tronistas, chulos de discoteca, nueras resabiadas y chiquillas del capataz con ínfulas de tonadillera. Puede sonar a guasa, pero lo cierto es que lo más vip que habita entre las cuatro paredes de Guadalix es Belén Esteban. La de Paracuellos ha cogido el petate de extensiones y se ha lanzado al reality por petición popular y para demostrarle a su pueblo que está totalmente recuperada, hinchada de felicidad y enamorada hasta las trancas del Migue, como dice ella. Las quinielas sobre su inminente abandono del concurso se suceden en las redes, pero de momento la Esteban practica ejercicio y palmea a ritmo de Los Chunguitos. Con la princesa privada de libertad, sus enemigos más íntimos salen a pasear y hacen doblete la misma semana. Campanario aprovecha para mostrarse como un alma cándida (quizá lo sea, ojo) en el set de sorpresas de Jorge Javier y Jesulín (chico Torrente) anuncia a golpe de portada su vuelta a los ruedos al más puro estilo Fran Rivera. Ambos explican al unísono que ninguno lo hace por razones económicas. Ni se nos hubiese pasado por la cabeza (…).

Miércoles. Aprovechando que Rociíto vuelve a estar en primera línea de fuego, Antonio David vuelve a la carga y suelta lo más grande sobre los Jurado vía exclusiva. El guardia civil metido a asesor del amor hace balance sobre la metamorfosis de Carrasco a lo largo de todos estos años. Su juventud, su boda circense, la polémica separación y el mutis por el foro que se gasta de un tiempo a esta parte con respecto a su vida familiar. Según Antonio, Fidel Albiac es el que mece la cuna en la sombra y el que no facilita la convivencia con sus hijos. Flores descorcha pero recula a partes iguales y siempre deja las frases sin terminar. Sea por miedo a una demanda o por dosificar la información, a algunos ya nos empieza a repatear un pelín la actitud salvadora del malagueño, chico avispado y padre de familia, pero adosado de primer nivel que juega con la ventaja de que la otra parte jamás se la devuelve. Al menos, en voz alta.

Jueves. Confirmado. Edurne rumbo a Eurovisión y un servidor cumpliendo el reto marcado para este año. Pongo el pie por primera vez en un gimnasio y desembolso la matrícula con cara de novato. De momento no me he estrenado pero guardo el carnet de socio en la cartera y almaceno un arsenal de mallas monísimas. Dicen que el estilismo te da el empujón. El que no se consuela es porque no quiere.

05 enero 2015

EL EGO DE PELAYO Y EL LOOK DE ORTEGA

Jueves. Aún disfruto del exilio, pero asomo la pestaña para saludar y transmitiros mis mejores deseos para el año nuevo. Yo arrastro el trancazo desde Nochebuena y la cosa no tiene pinta de ir a mejor, pero me encomiendo a todos los jarabes que anuncia la tele y me doy un respiro de vez en cuando para salir de farra. A vísperas de Reyes, me hago un tour exprés de tiendas y me dejo los ahorros cual Terelu en Toys “R” Us, me doy un homenaje de comida basura con A. y remato la noche con C. y R., hermanas (ellas) y amigas que me recogen cada vez que me dejo caer por estas tierras para arreglar el mundo a golpe de gin-tonic y mesa redonda. Nos dan las mil y C. la deja caer: “Se nos fue la hora, es mejor no salir”. Al resto nos salta un resorte y nos ponemos en faena. Que vuelen los potingues, la noche gijonesa es nuestra.

Viernes. Las televisiones tiran la casa por la ventana y abren el 2015 desembolsando dinerales con tal de seducir a nuevos adeptos y fidelizar a los fósiles que pasamos horas anclados a la caja tonta. Después del debut de Felipe (Letizio en sectores antimonárquicos) y de las no uvas que se marcó Canal Sur, el postizo de Tamara Gorro fue de lo más comentado en redes sociales. Es un clásico; cuando estamos convencidos de que ha desaparecido del mapa para ejercer de perfecta esposa y chica humilde venida a más, va la tía y se cuela en galas de José Luis Moreno compartiendo plano con Paz Padilla. No recordaba algo tan hortera desde Noche de Fiesta.

Sábado. Las quinielas estaban en el aire, pero eran pocos los que daban por buena la información. Finalmente, la inminente entrada de Belén Esteban en la casa de Guadalix es un hecho. El contrato está firmado y el caché (me lo han soplado) bien merece que la de Paracuellos se deje el pellejo, las extensiones y hasta la vergüenza en el reality telecinquero de la temporada. “Voy para ganar” dice ella con el dedo en alto, pero los enemigos públicos se le multiplican con munición suficiente para hacer de la convivencia un campo de batalla que empuje a la princesa a chillar eso de “Por mi hija mato, saco los ojos, me los trago…”. Ya sabéis cómo continúa.

Domingo. Bofetada a mano abierta para el amor propio de Pelayo Díaz. El it boy que planeaba hacerse el agosto impartiendo master class en el Hotel Santo Mauro de Madrid por la módica cantidad de mil quinientos euros por barba, ha visto cómo su proyecto más ambicioso se quedaba en agua de borrajas por falta de alumnos. El ex de David Delfín y actual consorte de una de las cabezas visibles de Vuitton, presumía en sus perfiles de escapada paradisíaca rodeado de top models y ricos internacionales, pero era víctima de mofa en su patria por exceso de ego, falta de escrúpulos para según qué cosas y mucho morro para trotar por estos mundos. “Que hablen bien o mal, pero que hablen”, decía la gran Lola, ¿no?

Lunes. Mientras Ortega Cano abandona la trena por unos días y se deja ver peliteñido, con camisa de leñador y barbilla camino de convertirlo en el primer torero hipster, la heredera del imperio Inditex confirma el divorcio (era un secreto a voces) y ultima los flecos para salvaguardar el montante y dejar contento al jinete avilesino tras intentonas fallidas de reconducir su matrimonio. De una gallega a otra. L. nos comunica vía WhatsApp que nos aparca en Madrid para probar suerte en París. Me pilla por sorpresa y monto una pataleta al otro lado del teléfono, pero tras el soponcio, me alegro por ella y organizo cena-baile-despedida para celebrar sus éxitos por todo lo alto. Estoy seguro de que le irán las cosas bien y ya sueño con visitarla y hacerme selfies con la Torre Eiffel de fondo. Bon voyage, querida. Te echaremos de menos.