Suscripción

08 diciembre 2014

LOS TOMATES DE NICOLÁS Y GARCÍA-LEGAZ


Martes. Nos reunimos en Platea para celebrar el cumpleaños de S. El sitio está de moda pero, por suerte, aún no está masificado. Seis mil metros cuadrados que combinan ocio y gastronomía en pleno centro lo convierten en un lugar acogedor donde puedes tomarte un vino, disfrutar de un espectáculo o cenar en un Premio Michelin. S. nos recibe uno a uno en la puerta, como buena anfitriona; va vestida a lo Marilyn y con la melena salvaje al viento. Ésa es una de las pocas costumbres que mantiene de su tierra, porque es la peruana más madrileña que conozco. Tanto que parece criada en algún rincón de Chamberí. En la fiesta coincido con R., reputada zapatera de celebrities y casas reales de todo el mundo. En las distancias cortas es accesible y graciosa, aunque mantiene un halo de misterio. Entre tinto y tinto, hablamos de moda, de comida peruana y de Bisbal. Cuando le intento sonsacar sobre los pies de nuestra reina Lz, sonríe y me sale con el Camino de Santiago. Me cuenta que muchos empresarios de pedigrí se han encontrado a sí mismos después de la experiencia. Termino ofreciéndome a acompañarla. Soy un facilón.

Jueves. Afterwork por cortesía de Freixenet en el Hotel Me Reina Victoria; buena música y mejor ambiente. Cuando recibo la invitación de A., salgo pitando sin pensarlo. Aparte de tener un fachón estupendo, es una de las mejores relaciones públicas de Madrid. Una buena forma de felicitarnos las fiestas y repartir besos.

Viernes. No sé a vosotros, pero a mí el asunto de Nicolás ya me empieza a apestar. El mocito feliz de las altas esferas ocupa titulares mañana, tarde y noche y todo desprende un tufo a corruptela encubierta que indigna, y mucho. Chocó bastante que todos los que se vieron envueltos en la tomatina, se apresuraran a desmentir su vinculación con el mozo, y por extensión, los chanchullos se resumieran atribuyéndole un perfil megalómano de tres al cuarto. ¡Anda ya! Después de su detención y de quitarse de en medio durante semanas, Vasile consiguió lo que parecía imposible; que sacase la lengua a pasear frente a todo el país, sin cheque mediante (él asegura que lo hace por amor al arte, aunque siempre se puede facturar a terceros). El tío descolocó a la presentadora, a la bancada de enfrente y a todo hijo de vecino que engullía palomitas desde el sofá. La historia podría ser real o sólo producto del delirio de un joven pasado de rosca dispuesto a cualquier cosa con tal de medrar. Un guión que cualquier director de cine se rifaría por llevar a la gran pantalla, que cuanto más alfombras levanta, más confuso, siniestro y pérfido resulta. El último capítulo, los WhatsApps que el pequeño Nicolás se intercambiaba con Jaime García-Legaz (Secretario de Estado de Comercio), en los que queda patente (vía El Mundo) que el vínculo era estrecho. De ahí que hablasen distendidamente sobre tías buenas (tomates en su idioma), casas de lujo o reuniones con peces gordos. La cosa no ha hecho más que empezar, pero me temo que la maquinaria se parará antes de que se descubra todo el pastel.

Sábado. Después de meses con el andamio puesto, & Other Stories aterriza en la capital. El antiguo restaurante Teatriz alberga ahora tres plantas de lujo y sofisticación de la mano de una de las marcas premium de H&M. Es la tercera tienda que la cadena sueca abre en nuestro país y lo hace por todo lo alto. Me dejo caer por allí en hora punta y a puntito estoy de quedarme tonto por tiempo indefinido. El riesgo merece la pena. Tres plantas perfectamente iluminadas, una colección exquisita y una gran selección de cosméticos que superan, a mi parecer, a lo que ofrece COS, otra de la familia H&M, más minimalista e igual de cara. Eso sí, & Other Stories sólo piensa en las mujeres. Todo se andará. Por la noche, visito por primera vez Alta Costura, un restaurante/coctelería que regenta Aarón Guerrero (Chechu en nuestros corazones). El niño prodigio de Médico de Familia que mutó en saltador de piscinas, invierte los ahorros en garitos bien decorados en los que es habitual toparte de frente con una impresionante Maribel Sanz. Todo suma.

7 comentarios:

  1. Tu si que tienes buenos informadores y no el pequeño Nicolás jaajaa...me encanta como nos pones al día de tanto glamour por la capital...
    Eso si, esa tienda tengo que visitarla si o si!!!!
    Bajoelsombrerodesusan

    ResponderEliminar
  2. uff, menos mal que no soy la única que empieza a estar harta del pequeño Nicolás; entre lo mucho que le gusta chupar cámara y la de mensajitos chorras que me mandan al wassap estoy hasta el cogote de este chaval. Oye... vaya vida ajetreada que llevas, Álvaro! de fiesta en fiesta; que si Freixenet, H&M, y para acabar en el restaurante de Aarón Guerrero...yo me apuntaba,eh?jejeej
    Por cierto, la obra de Las amistades peligrosas no está entre mis favoritas de las que llevo vistas en la temporada pero es que yo soy más clásica que las columnas del Partenón y cuando se sale un poco de la norma ...no me va mucho. Bss:)

    ResponderEliminar
  3. Estoy harta de ese crio con esa cara como un pan y dura como una piedra! Un besín.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Alvaro que bien te lo pasas y cuantos eventos hay en Madrid!!! es que Madrid es mucho Madrid!!! me encanta como siempre tu repaso!! y mira yo del niñato este con cara de tontilám zampabollos estoy hasta las narices, está claro que desde pequeño quería protagonismo y lo ha conseguido!!! con un par!!! pero que dejen de darle tanto protagonismo porque lo van a endiosar!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  5. Una semana bien completita, espero que durante el puente hayas recargado las pilar para seguir con esa vida social tan cargada que llevas!!!
    Besos

    . Raquel

    ResponderEliminar
  6. ¡Madre mía! ¡Qué bien te lo has pasado! ¡Y qué envidia me has dado! Yo también he estado en Platea y que quieres que te diga, que para una vez estupendo pero lo del rollo de tener que ir pidiendo y volviendo a por la comida, como que no me hace mucha gracia. Ahora, el sitio es espectacular y al menos, hay que probarlo. Besos grandes y envidiosos.

    ResponderEliminar