Suscripción

19 enero 2012

PATAKI, ANTES PATAKY

Pataki, antes Pataky, está embarazada. Y sí, lo anuncia a bombo y platillo en la portada de ¡HOLA!, donde sustituyen el Pataky de siempre por Pataki. Lástima que la foto central se la haya robado Letizia manoseando melocotones, por cierto, a catorce euros el kilo, en un intento de jugar a ser ama de casa y, de paso, desviar la atención de su revuelta familia. Corrían los noventa cuando Pataki, antes Pataky, paseaba libros de secundaria con la hija de Junior en el instituto de Telecinco. A partir de ahí, unos años intensivos hibernando en quirófano, y directa a Hollywood. No se me ocurre ahora mismo ninguna película protagonizada por Pataki, antes Pataky. Por más que pienso, no se me viene a la cabeza ni un título, qué pena, será que hoy estoy espeso. Sin embargo sí recuerdo haberla visto posar más de ciento cincuenta mil veces en photocalls y red carpets, eso sí, siempre de espaldas mostrando su ¿mejor cara? Hace unos meses ocupaba la portada del hervidero social vestida de novia, y parece ser que era su propia boda. Les eché un vistazo a las fotos, pero sólo vi una playa paradisíaca con pinta de decorado, y un Armani que me juego la cabeza a que se diseñó un día de resaca. Lucía falsa sonrisa y confesaba que había sido el día más feliz de su vida. Del marido, ni rastro. Hoy, la historia se repite, esta vez anuncia estar embarazadísima, tener antojos absurdos, dice esas chorradas de que quiere formar familia numerosa, mantiene el misterio de si es niño o niña, y todas esas patochadas que se inventaron cuando vino al mundo Paloma Cuevas. Se atreve a decir que sólo quiere hablarle al bebé en español, arriesgándose a que su marido no los entienda, ¿será que ella no sabe inglés?, ¿habla con su marido en código morse?, ¿no tiene ninguna esperanza de que la criatura que viene en camino tenga un coeficiente medio para ser bilingüe, y hablar el idioma de mamá y papá?, ¿no tiene marido?, ¿qué invento es esto, que diría Sara? ¡Cuánto misterio! Pataki, antes Pataky, por fin pasa de posar de culo, a posar de perfil. Ahora es el momento de presumir de tripón, y todos los posados que vengan serán así. Del marido en todo el reportaje, ni una foto de archivo. Empiezo a dudar de la existencia de este hombre, quizás Pataki, antes Pataky, acudió a un banco de ésos en los que te embarazan a la carta. Tal vez prefiere elegir virtualmente la carita de su futuro retoño, y no arriesgarse a que los genes le jueguen una mala pasada, y su nariz aguileña de los noventa se clone. De la entrevista sólo he leído los titulares. Suficiente para no ser demasiado cruel. Felicidades a Elsa. Me gustaba Pataky, y me gusta Pataki.

No hay comentarios:

Publicar un comentario