Suscripción

17 junio 2014

ISABEL PREYSLER, CUATRO DÉCADAS EN EL TRONO

Se resiste a ceder el título de reina de corazones. Tras cuarenta años ocupando portadas del cuché, Isabel Preysler se destapa en cuerpo y alma en la edición española de Vanity Fair, colmena de políticos, aristócratas y fortunas de nuevo cuño. Con un zumo de pomelo enfrente, Isabel hace balance sobre su pasado y su presente, a media voz pero sin omitir ningún agujero de su ajetreada vida personal y profesional. Estaba a punto de cumplir la mayoría de edad cuando dejó Manila para instalarse en España con sus tíos. La idea fue de sus padres, que querían alejarla de un novio que no veían adecuado para su pequeña. Poco después, la dulce filipina daría sus primeros pasos en el colorín más elitista y comenzaría una vida de película retransmitida capítulo a capítulo por los medios. Embarazada de Chábeli y en un mar de lágrimas, estrenó matrimonio con Julio Iglesias, promesa de la canción que comenzaba a despuntar a nivel internacional. Los constantes viajes de Julio alrededor del mundo y sus líos de faldas la convirtieron en una mujer abnegada, dedicada a sus hijos (Chábeli, Julio José, Enrique) y poco amiga de fiestas. Julio era, en palabras de Isabel, un hombre celoso, posesivo e infiel. En contra de la voluntad de toda su familia, Preysler rompía su matrimonio y plantaba al eterno galán. Un golpe bajo para la vanidad del artista que, según muchos, nunca le perdonó. Divorciada del cantante, Isabel comenzó a disfrutar de la vida social con su mejor aliada hasta día de hoy, Carmen Martínez-Bordiú. La nietísima, separada ya de Alfonso de Borbón, inició a su amiga en las veladas con estrellas de Hollywood, bailes de postín hasta el amanecer o viajes exprés en tercera clase. Isabel y Carmen disfrutaban de la frivolidad y aprendían a rentabilizar su propia imagen. En los años ochenta, repetía experiencia con el marqués de Griñón. Carlos Falcó era la antítesis de Julio: culto, liberal y cosmopolita, el hombre perfecto para la mujer más buscada del momento. Entonces llegó Miguel. Eran momentos complicados para el que fuera ministro en el gobierno felipista. Recién cesado del cargo, Boyer e Isabel protagonizaban uno de los mayores escándalos político y social de la época. Lo que comenzó como un juego de seducción, terminó finiquitando el matrimonio con el marqués, su segundo marido y padre de Tamara. La reina de las portadas y el político socialista apostaban por su historia y hacían caso omiso a la polémica que suscitaban sus entradas y salidas. Pasaban por el altar en secreto y tenían a su única hija en común, Ana. A partir de entonces, el nombre de Isabel Preysler se revaloriza y alcanza cotas inalcanzables en el mercado publicitario, donde la mejores firmas cuentan con sus servicios y la colocan en un trono que aún nadie ha conseguido arrebatarle. La muerte de tres de sus cinco hermanos y el ictus que Boyer sufrió en 2012 fueron, sin duda, los reveses más duros a los que ha tenido que hacer frente. Con sesenta y tres años, Isabel dosifica sus salidas públicas, se vuelca en la rehabilitación de su marido y presume de ser la encargada de que sus cinco hijos permanezcan unidos. Finaliza la entrevista afirmando: “Valgo más por lo que callo que por lo que cuento…”. Cuatro décadas después, Isabel Preysler continúa alimentando el misterio. ¿Cuál es el secreto de una vida de película?

12 comentarios:

  1. NI IDEA ALVARO, EL CASO ES QUE SE LO MONTA BIEN, ECONOMICAMENTE HABLANDO, LO QUE ME GUSTARIA SABER ES, SI REALMENTE ES FELIZ.....

    BSS

    RUTH A.
    http://www.ruthazofra.es/index.php/el-blog-de-ruth/4526

    ResponderEliminar
  2. Pues no lo sé, pero sin duda que a ella le ha ido fenomenal! !!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. No creo que le queden secretos, su vida siempre fue de revista en revista, besos,ana.

    ResponderEliminar
  4. Creo que mantener ese halo de misterio como dices tú, la mantiene ahí... Una mujer curiosa!

    ResponderEliminar
  5. Esta si que ha vivido bien aunque esa imagen tiempo y dinero le cuesta! Un besín.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Es que está estupenda; yo diría que incluso mejor que hace 40 años. Aunque viene pisando fuerte Tamara,jejeje. Bss:)

    ResponderEliminar
  7. Álvaro yo solo puedo decir que a mi me encanta, tiene una imagen impecable!!!!! y bueno pues ha vivido lo que ha viddo como todo el mundo, a cada persona se les presentan las cosas de una forma y a ella la vida se le ha presentado así, no veo nada censurable ni en su persona ni en sus hechos!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco lo sé pero a ella le ha ido de fábula!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pues yo tampoco lo sé pero a ella le ha ido de fábula!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. No sé si tiene una vida de fabula, pero si creo que ha tenido la vida que ha querido.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que es la reina de reinas, y que ha vivido y vive como quiere. Bueno Álvaro, paso por aquí también para despedirme por las vacaciones, así que un fuerte abrazo, feliz verano y hasta Septiembre.

    ResponderEliminar
  12. A mi ya me cansa tanta perfección tan anti natural aunque, te diré, que no me gustó nada el modelito que se puso para la proclamación. Besitos.

    ResponderEliminar