Suscripción

26 noviembre 2013

BARES DE LUCECITAS Y AGUA BENDITA

Me echo un par de cobertores encima y regreso a la tribuna después de una semana en diferido. Que bajen las temperaturas y que a uno se le ponga cara de fiambre es todo uno, pero afronto la temporada con los mismos propósitos de los últimos años: hacer ejercicio, desengancharme del café y hacerme con una manta eléctrica. De momento, lo dejo en buenas intenciones y me encomiendo a San Judas Tadeo, responsable de la metamorfosis de Belén Esteban, que cuando todos pensábamos que se había tirado seis meses atrincherada en el Meliá de Benidorm, va y resurge rehabilitada y con un libro bajo el brazo. La terapia de la Esteban le ha servido a Boris Izaguirre para plasmar la evolución de la princesa en una biografía cimentada a través de meriendas y confidencias en el Hotel Wellington (el hotel de los toreros). Esteban repasa su infancia, su historia de amor con Jesulín, las luces y sombras de su periplo televisivo y el mundo de adicciones, bajadas de azúcar y brotes varios que la llevaron a quitarse de en medio y ponerse en manos del facultativo argentino Eduardo Brik. El ejemplar ya va por la cuarta edición y colapsaba este fin de semana la Puerta del Sol al grito de ¡Arriba la Esteban! en su primera ronda de firmas. La de San Blas hacía tambalear las estanterías de El Corte Inglés y provocaba un tapón humano entre angustioso y grotesco que ni Justin Bieber animando las sesiones light de Froilán. En la cola, la mismísima Trinidad López, señora de Vicente del Bosque y belenista confesa. Su homóloga y nueva mejor amiga, Letizia, volvía a pisar suelo español al dar por finalizada su aventura hollywoodense y cambiaba los Varela por el plumas para visitar, junto a su marido y las infantitas (con laca en el pelo), a su suegro en la Clínica Quirón. El viaje de los príncipes a Estados Unidos ha dado para mucho y ha estado marcado por la decena de estilismos de Letizia, que como una estrella de Beverly Hills, se puso el morro rojo, bordados de cristal y hasta la espalda en tul. Todo muy 90210. Casi tanto glamour como suele desprender la fiesta de los Prix Marie Claire. Digo suele porque esta edición se la han cargado Palomita Segrelles y su vestido versión tartaleta, las hermanas Montes o la Paquirrina marcándose un Pataky de los de toda la vida. Hay que ser atrevida. Jessica Bueno posó de nalgas, se las dio de importante y salió espantada cuando se le preguntó por el asunto Chabelita. La que fuera su cuñada continúa recluida en Cantora y no se dejó ver ni en la reaparición de su madre, que volvía a los escenarios en Murcia arropada por su legión de fans. Mientras los pantojos preparan la canastilla, los Ortega Cano cuentan las horas para que Josefer vuelva a casa. El hijo del torero sigue entre rejas y las Michus o los Polillas hacen caja en los platós a costa de lo sucedido a puertas de un puticlub sevillano, rebautizado como bar de lucecitas. A estas alturas, el bombo de Chabelita es lo mejor que nos podía pasar. Siempre nos quedará el flis-flis de agua bendita que porta Tamara Falcó en el bolso. 

9 comentarios:

  1. Ay Alvaro! como está el patio.. no me esperaba ésto de Boris. Borissssss! como has podido hacerlo!!! Gracias Alvaro por ponernos en antecedentes. Cuidate mucho... que aún queda mucho invierno. Besos. Ana

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado muerta con lo de la mujer de Vicente del Bosque. ¿Cómo puede ser? La especie humana no deja de sorprenderme... Igual que lo de las infantas con laca en el pelo. ¿Estás de coña, no? Besitos grandes.

    ResponderEliminar
  3. Lo de la Esteban es alucinante, por Dior que país! De la Leti me espero cualquier cosa. El Ortega Cano es un desgraciado, todo le sale mal, muy mal. La Panto que haga calceta que sus criaturas la van a llenar de pantojitos, que los disfrute! Un beso Álvaro.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. jajajaja, qué bueno! vaya panda! Alucinada me dejas, porque llevo unos días desconectada de los cotilleos!

    ResponderEliminar
  5. Ja ja ja y lo que me he reído, lo de Belén da angustia, como puede hacer un libro y encima venderlo!!! que país!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Jajaja!! Increíble lo de la mujer de Vicente del Bosque. ¿El polilla?? Bss!!

    ResponderEliminar
  7. Qué le pasó a la Esteban en la cara? Está rara no?
    Besos,ana.

    ResponderEliminar
  8. Es tremendo lo de Belén Esteban. Como es posible que vaya por la cuarta edición? Alucino! Confieso que la Leti, me gusta, a pesar de que se haya operado tanto la cara y se parezca más a Rania de Jordania que a su propia madre, que la ha parido. Y de Chabelita y la J. Bueno, mejor no digo nada, jajaja las dejo en el rincón de pensar, que falta les hace! XD

    Un besazo, guapo!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Jajaja eres el mejor, el libro de La Esteban lo vi ayer y flipe....pero no tanto con lo del flis flis de agua bendita jajaja por dios!!! animo con la manta eléctrica, un besote

    ResponderEliminar