Suscripción

12 junio 2015

PREYSLER VS. PANTOJA, DIENTES DIENTES


Son tiempos de comunicarnos por WhatsApp, de hacer la compra desde el metro y de pillar cacho con un selfie en paños menores. Es el mundo al revés para casi todo. Las reinas de corazones siguen siendo las mismas y ninguna it girl de medio pelo termina de conseguir bajarlas del pódium. Hablo de las dos Isabeles, Preysler y Pantoja, number one sempiternas del cuché e historia viva de esta España tan nuestra y tan baja de defensas últimamente. En la pretemporada de tetillas al sol, posados-pactados, bodas, bautizos y comuniones varias, sólo ellas se llevan la palma. Por distintos motivos, pero en la picota una vez más, y lo que te rondaré, morena. Pantoja, de profesión tonadillera y matriarca de ninis, reunía a todos los medios de comunicación y era jaleada cual concierto en Sudamérica al hacer el primer paseíllo en libertad. Tras seis meses con la coleta a la sombra, Maribel se marcaba un dientes dientes con todas las de la ley, nunca mejor dicho. Cabeza erguida, look rojiblanco y bandolera customizada por ella misma en un taller de costura de Alcalá de Guadaíra, la cantante lanzaba besos al aire y dejaba patente, por si había alguna duda en el aire, y matando los rumores de aquella esquina, que queda Pantoja para dar y tomar, que sale reforzada, con unos kilos de más y convencida de que su condena no es más que el caro precio de la fama. Al otro lado de la península, y envuelto en papel dorado, salía a la luz el penúltimo bombazo de la Preysler. Nueve meses después de despedir a su tercer marido, la filipina ocupaba su portada de cabecera junto a su nuevo amigo especial. La noticia daba la vuelta al mundo y Preysler-Vargas Llosa se convertían en cuestión de minutos en la pareja más comentada del momento. El entorno de Isabel cerraba filas al tiempo que la aún esposa del Nobel hacía llegar un comunicado en el que, hablando en plata, se deducía un “¿Pero qué invento es esto?”, que diría Sarita Montiel a pie de juzgado y con el cubano al hombro. Cuenta la consorte en primera persona que su matrimonio va viento en popa, y que recientemente celebraron por todo lo alto sus bodas de oro. Un jarro de agua fría para Preysler, que teje la telaraña de este folletín en el salón de Puerta de Hierro a la espera de que pase la tormenta. Esto no es nuevo para ella; todas sus relaciones han sido cuestionadas, su reputación vapuleada y su imagen en el show bussiness reforzada. El Ferrero secreto de Isabel es un misterio, y lo continuará siendo, si el ¡HOLA! quiere, por los siglos de los siglos. Y amén. 

8 comentarios:

  1. Pero que clase de gente es la que jalea a la Panto? No lo entiendo y lo de la Preisler estaba cantado, no lo sabia pero no me ha sorprendido! Un besin.
    http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Lo de la Pantoja tampoco entiendo que la gente la jalee, como artista no me gusta y para mi no es nadie especial, la Presyler a pesar de todo me cae bien, asi que me alegro por ella si rehace su vida de nuevo es una mujer que tiene muchos atractivos, así que lo entiendo perfectamente, respecto a la situación sentimental del premio nobel, su esposa va un tanto despistada porque habrán celebrado sus bodas de oro y todo lo que quieras pero el ha dicho que está separado así que algo ahí no funcionaba bien ahora hay veces que no hay peor ciego que el que no quiere ver!!!!


    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pero que alegría Álvaro que hayas vuelto! No lo sabía, así que me he puesto al día, y como siempre, me han encantado tus post. Lo de Belén es un clásico popular, ahora se dice que podría tener una relación nueva… Ya se sabe que las princesas necesitan consortes, con o sin ambulancia. Aunque vengan en burro. Un señor paño de lágrimas/novio formal de postureo que, aunque te ponga los cuernos hasta con el guardia jurado del BBVA sirva para pasar las tardes sabatinas comiendo pipas y viendo pelis de Steven Seagal. Bueno, mientras viene, lo que tu dices: ese cuerpo tiene mucho que ofrecer así que vaya tirando con Elmiguel, que es un muchacho encantador, según dijo en gh vip las 24 horas del día. Y está grabaó.

    Y lo de Isabel Preysler… otro clásico popular, si es que las cosas nunca cambian! un saludo!

    ResponderEliminar
  4. No es que yo sea devota de ninguna de las dos" Isabeles" : la una una "choriza" y la otra que va de doña "digna " y ahora resulta que lleva ocho meses "quedando " con el otro y resulta que hace nueve que murió su marido( es que he tirado de hemerotecajjejje)( no me salen las cuentas que diría Leiva) En fin...a lo que iba; a estas dos no las quitan el puesto en el Hola ninguna It girl como tú bien dices, Álvaro. Bss, buen domingo:)

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado lo de "la coleta a la sombra". ;D A mi no me gusta ni la una ni la otra. Pero la que menos la Pantoja. Esto es como lo del PP y PSOE. A ver si llega otra, esperemos que menos ordinaria que la Pantoja y que no se llame Belén, que las destierre a las dos. Pero, parece complicado ¿no? Besotes.

    ResponderEliminar
  6. Pues me parece unapareja muy acertada, la Panto... no comment ;)

    ResponderEliminar
  7. Pero bueno!! Las isabeles acaparan la atención hagan lo que hagan; que bueno leerte ; me lo paso bomba; besos ; ana

    ResponderEliminar
  8. La Preysler, ya había tocado todos los estamentos , música, nobleza, economía y politica, ahora ya solo la quedaba un premio nobel para completar el cuadro.., menos mal que para casarse con el rey ya va mayorcita que si no de reina la tenemos jajajaja
    Besos
    Raquel

    ResponderEliminar